Ciencia

El robot origami: anda, se dobla y podría usarse para entrar en tu cuerpo

Un pequeño ‘robot’ creado por ingenieros del MIT mide cerca de un centímetro, se dobla como origami, y en un futuro podría llevar a cabo funciones dentro de tu cuerpo.

ESTADOS UNIDOS. Mide cerca de un centímetro, se dobla y desdobla solo y, aunque todavía está en fases iniciales, en un futuro podría entrar en tu sistema corporal, para luego disolverse. Es un robot-origami. Creado por ingenieros del MIT, Massachussetts Institute of Technology, podría suponer toda una revolución en el mundo de la robótica: se activa con calor, y su estructura le permite, a pesar de su pequeño tamaño y de pesar poco más de un tercio de gramo, nadar, subir cuestas, atravesar terrenos difíciles y llevar encima objetos que pesen el doble que él.

Todo un logro para un robot de este pequeño tamaño: está compuesto por un papel de plástico que se dobla solo y un imán atado a su ‘espalda’, que se controla con campos magnéticos externos.

La idea detrás de esta innovadora creación es la de crear un tipo de pequeñas ‘sábanas’ que se puedan inyectar en el cuerpo humano, para llevar a cabo labores concretas y, en cuanto las lleve a cabo, disolverse. Los investigadores del MIT han desarrollado diversos modelos, con variedad de capas, para permitir la disolución.

El ‘mecanismo’ se activa con calor, y los campos magnéticos controlan elmovimiento de la pequeña ‘criatura’.

Todos los prototipos desarrollados cuentan con una capa de policloruro de vinilo, un plástico de uso diario más conocido como PVC, que se contrae cuando recibe calor. Con una serie de hendiduras en las capas externas, los investigadores controlan la forma en la que el aparato se dobla, variando tamaños.

El proceso de movimiento y de ‘flexión’ comienza a unos 65ºC. Y, una vez doblado, el aparato, la aplicación del campo magnético hace que se flexione el cuerpo del aparato, y la fricción entre los pies delanteros y el terreno es suficiente para que las patas delanteras queden fijas mientras el resto del cuerpo se levante. Variando otra vez el campo magnético, el cuerpo del robot gira, levantando los pies delanteros, haciendo que el robot se mueva hacia adelante.

En la grabación que ha publicado el MIT, se puede ver al robot en un escenario que tiene un electroimán en cada esquina. Los científicos varían la fuerza de los campos electromagnéticos para cambiar la velocidad del aparato, haciéndolo moverse de un lado a otro.

Como explica Shuhei Miyashita, investigador detrás de la creación, este es el primer robot que nace, vive y muere: “es el primero que completa su ciclo vital desde su nacimiento a su muerte”.

“Ahora mismo, el robot es controlado remotamente por un ser humano, pero queremos desarrollarlo para que sea más inteligente y tome sus propias decisiones”. (Internet/La Nación)