Tecnociencia

El robot “amable”

A primera vista parece un minifrigorífico con ojos como platos, moviéndose con lentitud por las aceras de la Universidad de Stanford, en California. Un vistazo más cuidadoso delata la maraña de cables y luces que tiene en la espalda. Se trata de JackRabbot, un prototipo de robot mensajero, que no pasa desapercibido cuando sale a pasear por el campus para recabar información sobre el comportamiento humano en la calle. JackRabbot puede sonreír y poner ojitos a través de una pantalla LED y además cede el paso y espera pacientemente a cruzar la carretera.

“Es el primer robot amable,” sonríe Roberto Martín-Martín, que acompaña a JackRabbot donde quiera que va el pequeño androide cuando sale a caminar. Roberto es un posdoctorando español en el departamento de Robótica de Stanford y su investigación se centra sobre todo en el aprendizaje de la inteligencia artificial aplicada al comportamiento humano. JackRabbot es uno de los muchos proyectos en los que trabaja Roberto, pero por ahora es el que más atención mediática ha generado, debido al esfuerzo de los investigadores en proporcionar una apariencia más simpática a este androide.

“Pensamos que sería mejor que tuviera formas más redondas, ojos grandes, para que la gente no dijera, ah es solo una máquina,” dice el investigador, mientras vigila que JackRabbot no se vaya muy lejos. “Hubo algunos casos similares de otros estudios con robots en los que la gente les pegaba patadas. Si parecen demasiado robóticos, generan rechazo y si parecen demasiado humanos, generan intranquilidad, es lo que se llama el valle inquietante». Este valle inquietante (uncanny valley, en inglés) es la hipótesis en la robótica que explica que un robot muy humanoide genera una fuerte reacción de rechazo, en algunos casos llegando incluso a la repulsión.

Para evitar caer en estas dos categorías, los creadores de JackRabbot decidieron darle unos ojazos virtuales, que gracias a unos sensores 360, pueden detectar las miradas y girar la cabeza (en su caso, una pantalla). Precisamente la razón de ser de JackRabbot es esa, interactuar con los seres humanos para aprender de ellos.

ep