Opinión

El resentimiento del campeón…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

No me sorprende que luego de su extraordinario triunfo, Richard Carapaz haga declaraciones, desahogando la falta de apoyo que sufrió durante sus primeros inicios en éste como en cualquier otro deporte que, si no es por el esfuerzo personal o de muy pocos auspicios privados, muchos sueños y triunfos se quedan en el camino…

Sabemos en demasía, que incluso de los pocos fondos que se destinan para fomentar el deporte y apoyar los costosos entrenamientos, alimentación y algunas becas para excelentes deportistas, la mano negra de la corrupción y la mente perversa de la discriminación y la envidia ha estado presente en algunos directivos y funcionarios, no se diga de denuncias que por acoso y violaciones se dieron y muy pocas veces se sancionaron…

Todo esto es verdad amigos queridos, y Richard Carapaz lo pudo haber sufrido y sentido en un momento determinado, ¿pero acaso era necesario expresar esos sentimientos propio luego de obtener esa preciada medalla de oro en los juegos olímpicos de Japón?

Nadie quiere aprovecharse de vuestra medalla y triunfos Richard Carapaz, tus triunfos y medallas son exclusivamente tuyos y de tus familiares que han sido tu soporte y testigos de tu agonía, esfuerzo, triunfos y derrotas; otra cosa es que muchos de vuestros triunfos por ser ecuatoriano y representar ahora nuestro tricolor, símbolos patrios, todos nos sentimos orgullosos y te aplaudimos, y como en mi caso he pedido te otorguen una condecoración, que por lo que veo y he escuchado, parecería ser irrelevante…

Si tu bronca era con la Federación deportiva del Ecuador y sus autoridades, por la falta de apoyo y discriminación, lo entendemos y ahora es la mejor oportunidad para conocer los nombres y quienes en su momento, te han causado estos traumas y rencores, para sancionarlos, pero insinúas que toda una nación que vivió con alegría tu triunfo y siente orgullo, ¿no tiene derecho hacer suyo tu triunfo merecidísimo? ¿Porqué?

Si esa es la insinuación, no hubieras representado al Ecuador en esta justa deportiva, podrías haberte hecho colombiano, escoger ser español pues hasta hablas medio españolizado, etcétera, espero de corazón los humos no te hagan perder jamás la conciencia de tus orígenes y del lugar de donde eres y viven tus padres y familiares, que el lugar donde se nace te marcará durante toda su existencia, que en tu piel y en tu sangre, siempre vivirán los genes y ADN de tus familiares y coterráneos del Carchi, del Ecuador…

Así que al menos de mi parte, ya no hablaré de tú medalla que es tuya, me basta como ecuatoriano la extraordinaria medalla conseguida por Jefferson Pérez, pero igual aplaudo a todos los deportistas del mundo que participan y son la élite de todas las razas del mundo, que participan y se esfuerzan por darles a sus países y naciones una medalla, un símbolo Richard, porque esa medalla es un símbolo que crea identidad, enaltece nuestros vínculos y raíces, nada tiene que ver y no participaremos de tu cosecha y ojalá de tu bienestar económico, que te lo mereces.

El que no quiera ser ni sentirse ecuatoriano, que se despoje de su piel y de sus ancestros, somos libres para tomar esa determinación, pero jamás aceptaré ningún exabrupto en contra de mi país, por mucho que existan corruptos, criminales y no castiguen tanta podredumbre, debiste haber pedido sanción y que las nuevas autoridades del Ministerio del Deporte funcionen de manera eficiente, equitativa, justa, honesta….

Viva el Ecuador carajo y vivan todos aquellos ecuatorianos que, aun sufriendo en la adversidad, lo dan todo por la PATRIA.

Semper Fi.