Internacional

El pulso en Trinidad y Tobago por 26 migrantes venezolanos, ¿los pueden deportar?

Un juez ordenó parar la deportación de 26 migrantes venezolanos, entre ellos 16 menores de edad y una bebé de cuatro meses, en la isla. Varias organizaciones le piden al gobierno de Trinidad y Tobago proteger a los niños.

La máxima corte de Trinidad y Tobago ordenó este jueves suspender la deportación de 26 migrantes venezolanos, 16 de ellos menores de edad, luego que el gobierno de la isla procediera a su repatriación el pasado domingo 22 de noviembre.

El grupo obtuvo un indulto para permanecer en el país por parte de un juez del Tribunal Superior.

Durante una audiencia virtual el juez ordenó al Estado suspender la deportación de estas 26 personas y dictaminó que los menores sean puestos en libertad bajo la custo

dia de sus padres una vez finalizada la cuarentena por COVID-19.

La defensa se ha basado en las protecciones otorgadas por la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados y el Protocolo de 1967 sobre el Estatuto de los Refugiados y la Política Nacional de 2014 para abordar refugios y asilos.

Ver más: Gobierno de Trinidad y Tobago dice que están bajo asalto de inmigrantes ilegales

Los abogados defensores registraron al grupo de migrantes ante el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, la agencia de Naciones Unidas para los refugiados, en Puerto España, capital de Trinidad y Tobago.

El miércoles, el primer ministro del país, Keith Rowley, señaló que el país se encuentra bajo “asalto” de migrantes ilegales que “usan niños inocentes”.

Ver más: Migrar siendo niño, un trauma mayor

La deportación de los niños venezolanos provocó “preocupación” en la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Al ser encontrados tras horas en altamar, fueron devueltos a Trinidad y Tobago por orden de un tribunal.

La ONG defensora de derechos humanos venezolana Foro Penal anunció que solicitó ante la CIDH “medidas de protección para intentar evitar una nueva deportación”, dijo a la AFP el activista Orlando Moreno.

Proteger a los menores de edad

Amnistía Internacional (AI) envió este jueves una carta al primer ministro de Trinidad y Tobago, Keith Rowley, en la que le insta a proteger los derechos de los menores de edad, entre ellos un bebé de cuatro meses.

“Creemos que (el regreso de los inmigrantes) le da a las autoridades de Trinidad y Tobago una segunda oportunidad para mantener sus obligaciones domésticas e internacionales para proteger los derechos de los niños y proveer de protección internacional a aquellas personas que buscan seguridad entre el peligro”, reza la misiva de AI, a la que se sumaron 16 organizaciones más.

Ver más: Crece indignación por deportación de 16 niños venezolanos de Trinidad y Tobago

Por eso, piden al Gobierno de la república isleña que “reúna de inmediato” a los menores con sus familias, “garantice su derecho al asilo” y determine si fueron víctimas del tráfico de personas.

También insta a Trinidad y Tobago a que los niños tengan atención médica, tal y como “debían haber hecho la primera vez que fueron identificados”, antes de ser deportados.

Explican que, según información recogida inicialmente, algunos de los menores tienen parientes que ya han sido registrados en Trinidad y Tobago con la Agencia de la ONU para los refugiados (Acnur).

Eso hace “incluso más necesario para las autoridades garantizarles el acceso a los procedimientos de asilo, de acuerdo a las obligaciones del país” bajo la legislación internacional.

Ver más: La dura realidad de los niños y niñas migrantes

La misiva añade que, según varios informes a los que han tenido acceso, al menos 50 menores han sido deportados este año, pese a que Trinidad y Tobago es signatario de la Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño, que “requiere a los países que actúen en el mejor interés de los menores y se abstengan de detenerlos.

Además, recuerdan, la convención prohíbe las deportaciones en situaciones en las que afronten situaciones de peligro o maltrato como, presumiblemente, era el caso de los 16 menores.

 

 

 

AFP