Opinión

El próximo Presidente:

Jorge Norero.

Esto de elegir el próximo Presidente hombre o mujer, que conduzca al Ecuador, con total responsabilidad y eficiencia, es una gravísima tarea, que debemos decidir con conciencia y pensando sobre todo, que en sus manos entregamos todas nuestras esperanzas, de que logremos salir de esta inercia destructiva y tóxica, heredada por cuenteros, corruptos y nocivos ciudadanos ecuatorianos y extranjeros, que han manejado los últimos 14 años al Ecuador.
Deben ser capaces desde ahora, de presentarnos cuales serán sus ideas, para evitar la quiebra económica en que ya estamos, su plan, modelo, y propuestas de reformas tributarias, renegociación de las deudas, reducción de gastos, recortes presupuestarios, eliminación de ministerios, instituciones, secretarias,  etcétera.
En otro aspecto, desde ya también deben presentar, cuáles serán sus acciones, para devolvernos la seguridad,  tranquilidad y confianza, que el Estado debe ser capaz de brindarnos con total idoneidad,  por intermedio de la Fuerza Pública.
Apostarle a nuevas inversiones como autopista para la generación de nuevas plazas de trabajo y oportunidades de crecimiento,  deben ser prioridades en la nueva administración,  y para aquello entregar seguridad jurídica,  y todas las garantías para desarrollar negocios en especial en los sectores agroalimentarios, turísticos,  electrificación ecológica, urbanísticos y portuarios, serán las apuestas de los ministerios de la producción,  turismo, vivienda, agricultura,  pesca,  energía, comercio y del nuevo ministerio de ciencias y tecnologías, que ellos deben manejar con solvencia….
El otro pilar que obligatoriamente los candidatos, tendrán que comprometerse jamás descuidar, serán los de educación,  salud y servicios básicos. La calidad, rotación, medicinas, y atencion a los usuarios, serán los puntos que un Consejo de supervisión integrado por los Ministros afines, periódicamente, presentarán con estadísticas, a la ciudadanía para la evaluación pública que se someterán a la participación Ciudadana.
Estos cuatro pilares, sin que signifique que no hay otros aspectos que son competencias del Ejecutivo, deben ser por lo menos, propuestas claras que debemos exigir de los candidatos,  caso contrario, un cheque en blanco entregado al futuro Presidente,  sería la más grande irresponsabilidad e insensatez de nuestra parte,  que nunca más podemos volver a repetir.
Al menos yo, entrego este pequeño aporte, como una demostración sincera, de lo que tenemos que hacer, si queremos en verdad, cambiar para bien, toda esta patética situación y descalabro.
Semper fidelis.