Economía

El primer bus eléctrico fabricado en Ecuador dará servicios en Galápagos

La empresa ambateña Miral Mobility invirtió en el proyecto para la fabricación de buses eléctricos un monto cerecano a los USD 4 millones.

 

La empresa fabricante de autobuses Miral Mobility lanzó al mercado ecuatoriano este 14 de marzo el primer bus eléctrico fabricado en Ecuador.

La inversión en el proyecto de producción de este tipo de buses fue cercana a los USD 4 millones, detalló José Miranda Albán, gerente general de Miral Mobility, que tiene su planta en la ciudad de Ambato, provincia de Tungurahua.

El diseño y producción del primer bus eléctrico fabricado en Ecuador tomó dos años de trabajo. El lanzamiento de Miral se hizo en el sector de Tababela, en Quito.

El primer bus eléctrico de Miral, modelo e-Quantum+, fue adquirido por la empresa Buzztrans, conocida comercialmente como Lobito, para dar transporte a los turistas en las Islas Galápagos, desde el Aeropuerto de Baltra hasta los puntos donde pueden tomar las lanchas para ir a Santa Cruz o subir a cruceros.

«Apostamos por un cambio en nuestro transporte. Galápagos lo merece, es un lugar donde ambientalmente tenemos que dar pasos positivos», dijo Rafael Gallardo, presidente de Buzztrans, quien aclaró que este será el primer bus eléctrico en transportación pública en las Islas Galápagos.

Buzztrans pagó por el bus eléctrico USD 300.000 e invertirá cerca de USD 50.000 para la instalación de la electrolinera, que aún está en proceso y que también estará a cargo de Miral. Gallardo prevé que el bus esté brindando servicio en dos meses, pero aún espera por el permiso del Gobierno de Galápagos. Buzztrans opera con una flota de seis unidades, para 2028 prevén renovar toda su flota a buses eléctricos.

La meta es 20 buses en 2024

Miral tiene como meta fabricar 20 buses eléctricos en 2024. Entre los posibles clientes están, por ahora, universidades públicas.

¿Cómo opera el bus?

El carro eléctrico de transporte público tiene una potencia 380 kilovatios, con una velocidad máxima de 95 kilómetros por hora. Su autonomía es de 350 kilómetros, que en un bus de transporte urbano a combustión equivale a un día de trabajo.

Miral ofrece la instalación de las electrolineras a sus clientes, las cuales trabajan con dispensadores de 600 voltios. La carga completa puede demorar de tres a cinco horas.

El bus también cuenta con un elevador que permite que los pasajeros con discapacidad ingresen y salgan del autobús de manera segura y cómoda. El evento contó con la participación del piloto ecuatoriano Sebastián Guayasamín.

Por:  PRIMICIAS