Opinión

El presidente que no ha dejado de ser banquero:

Por: María Elena Gómez de Reshuan/ Guayaquil

GUILLERMO LASSO PRESIDENTE DEL ECUADOR 2021 – 2025

En Campaña, si mal no recuerdo y agradeceré me lo corrijan, prometió “ELIMINAR” la famosa “CENTRAL DE RIESGO” la que lleva consigo y sobre los hombros de los que la crearon la quiebra de muchos negocios, la muerte de muchos empresarios y emprendedores, que no soportaron la presión.

Y es que el sistema está hecho “a la medida” … “hundimos a unos y benefícianos a los nuestros”

Estas expresiones, no debe sorprender a nadie, porque es por todos conocidos que muchos banqueros, con sueldos de banqueros, entraron pobres, paupérrimamente pobres y hoy están millonarios.

Arte de magia, no, no lo es.

En los últimos años, la banca ecuatoriana, se dio a la ingrata tarea de presionar hasta estrangular a empresarios y particulares, con intereses desmedidos y coartando todo el derecho que tenemos todos los ecuatorianos de refinanciar las deudas.

Lamentablemente cuatro pelafustanas, ávidos de dinero fácil, han hecho todo lo posible, por rematar negocios que nacieron del emprendimiento y del sacrificio.

Hoy por hoy, con la famosa “CENTRAL DE RIESGO” es prácticamente imposible, conseguir un Crédito que ayude a una persona endeudada a salir del estancamiento monetario donde han sido puestos miles de negocios a causa de esta pandemia.

No existe piedad, ni misericordia, sólo existe el repicar de los teléfonos, donde empleadas indolentes gritan, vociferan, presionan y amenazan, sin considerar que el cliente puede estar en el lecho del dolor.

Le pregunto mi estimado Guillermo, donde está su sensibilidad y capacidad de entendimiento de la situación que vive el país y hasta cuando permite que los bancos sigan inflando sus utilidades, con intereses a cobrar tan altos e intereses a pagar, tan bajos, es acaso esto justicia social.

Recuerdo a usted, que los bancos se crearon para ayudar a los más necesitados, más no para acumular ni repartir grandes utilidades, que hoy se generan en los bancos, por respirar el mismo aire.

Yo le pregunto y con mucho respeto, acaso usted nació rico, ¿acaso usted ya se olvidó de sus orígenes y de las necesidades del hogar donde nació…? Por cierto, eso lo formo, eso lo hizo trabajador y eso fue una bendición y superación constante, porque tuvo la oportunidad.

Por favor, en nombre de los ecuatorianos le solicito como su Mandante, se apiade de este noble pueblo, que luchó para colocarlo en La Presidencia de la Republica.

Hoy debe devolver el favor, ayudando a los ecuatorianos que claman por un crédito de $5000, $10.000,00 $20.000 $30.000 $40.000 $100.000 que usted como banquero sabe, que es poco, pero que es mucho, para quien fue atacado por la pandemia, fue despedido de su trabajo, tiene familia, tiene deudas, tiene la capacidad de trabajo, desea emprender, pero la Central de Riesgos, lo tiene atado de pies y manos.

Le pregunto, hasta cuando permite, que las lágrimas de las madres, el llanto de los niños y la desesperación de los padres, sigan afectando al país, por no tener un pan para llevar a sus bocas y nos quejamos de la desesperación y angustia de un pobre padre, que roba, sin estar en lo correcto, pero está viendo padecer y sufrir a sus hijos y necesita cubrir sus necesidades.

Hasta cuando señor Lasso.

Salvo mejor criterio y salvo vuestra sensibilidad.