Opinión

El precio del silencio

Patricia Michel Patt
Desde Argentina para La Nación de Guayaquil, Ecuador.

Como fruto de un hechizo sin romper, se guarda tu silencio.

-Un miedo profundo, la humillación, la vergüenza, todo queda atrapado en el silencio- Y te preguntas, «Algo habré echo»

-Expresión tan propia de una mirada que no es para nada feminista, un círculo vicioso donde ha calado tan hondo lo incomprensible.

-La falta de claridad y los conflictos que surgen, son síntomas que indican vínculos tóxicos, Y allí está lo inquebrantable entre la acción peligrosa y la reflexión.

-Todo eso está allí dentro de una fachada de ignorancia, de cobardía y de convencimiento.

-En un contexto de vulnerabilidad con la excusa perfecta para un lado y el otro, se tapa la voz.

-En un abanico de emociones quedas atrapada en tu silencio,
en ese terrorismo doméstico que es la violencia de género.

-Para el colectivo de las mujeres, algunas lo viven como una normalidad (comodidad) pero, es una trampa mortal para otras (debilidad). Entre la confusión y la inseguridad, se va tejiendo el peligro y los riesgos están latentes.

-En este escenario único, donde no hay matices y hay que parar para arrancar de nuevo, para cuestionarnos el significado de nuestro VALOR.

-Como cuidar nuestra integridad? Sería la consigna, los vínculos y la posibilidad de compartir nuestras vidas con «otres», que no nos cueste el silencio; en la geografía de las personas hay de todo, montañas, cráteres, mares, zonas áridas y llanuras, pero sobre todo volcanes en erupción, lágrimas y dolor.

-Se podrá comprender lo que sigue….
o talvez «nunca hablamos» de impedir esa amenaza a la inocencia y la ternura?

En un mundo lleno de colores presencias y voces.

-NOS QUEREMOS LIBRES PARA DECIR QUE SI
-NOS QUEREMOS LIBRES PARA DECIR QUE NO

¿Aquí estoy…Tú?

Dedicado a todas las mujeres que viven violencia
Para que no nos tapen la voz.