Economía

El precio de la banana se estanca, incluso habiendo menguado la producción

El año 2024 ha comenzado de forma extraña para las bananas. «A nivel mundial, al menos en las Américas, hay menos oferta de bananas en general», dice Andy Thomas-Stivalet, de Kadivac Produce, y añade que es una combinación de varios factores.

 

El primero son los efectos de las condiciones meteorológicas. «Se ha entrado en un año de El Niño en comparación con los patrones meteorológicos que hemos tenido durante mucho tiempo, y las plantas se habían costumbrado a esos patrones», afirma.

También hay menos volumen en general, dada la situación de la economía: los precios inflacionistas han obligado a algunos productores a dejar de cultivar la fruta, vender sus explotaciones o dedicarse a plantar otros cultivos. A esto hay que añadir la inestabilidad actual en países claves para el cultivo de banana, como Ecuador, donde también está mermando la oferta. «Se pueden conseguir envíos de Ecuador, pero hay retrasos», explica Thomas-Stivalet, y subraya que los proveedores intentan trabajar con otras zonas productoras mientras tanto, aunque se desconoce si se trata de un cambio temporal o permanente.

Precios e inflación

Lo inusual es que, con menos volumen, los precios no se hayan visto afectados. «Los precios son más bajos de lo esperado», añade Thomas-Stivalet. «En cuanto a la producción, los precios no han subido tanto como en años anteriores. Lo que sí se ha ajustado son los costes laborales. Llevamos dos o tres años con esta inflación y en muchos países se ha empezado a ajustar el salario mínimo». En general, eso significa que el precio de la producción sigue aumentando.

Sin embargo, el precio de la banana se mantiene estable. «No parece que el mercado quiera apretar tanto como hubiéramos esperado», explica. «Sin embargo, también estamos a principios de año y es la época en la que suben los precios porque es el punto de menor producción. Los precios han subido, pero no tanto como se esperaba».
Con esa demanda ligeramente inferior a la del año pasado por estas fechas, Thomas-Stivalet afirma que, si los precios no suben en febrero, es probable que no lo hagan este año.
Tampoco está claro cómo evolucionará la producción próximamente. «El patrón meteorológico que afectó a las bananas a finales del año pasado y a principios de este ha provocado que la producción descienda entre un 20% y un 25% en la mayoría de las regiones», concluye. «Sin embargo, esa producción podría llegar en un momento inesperado. Puede que tengamos más producción en febrero o en Semana Santa, por ejemplo. La ventana podría cambiar. O puede que no».

Fuente:  El Productor.com