Opinión

EL POLICÍA SANTIAGO OLMEDO.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil
antonioxaguirre@gmail.com

No solamente el mencionado Policía Nacional merece respeto por la vida y su libertad, sin importar las consecuencias por salvar vidas, cualquier sentencia es un premio a la delincuencia, que dicho sea de paso cada día aumenta sin control a nivel nacional.

Utilizar un Policía para hacer política arcaica en pleno Siglo XXI mientras la delincuencia, el narcotráfico y la corrupción aumentan, no tiene el menor sentido solamente sirve para distracción de mentes confundidas que no aprenden a distinguir entre el bien y el mal.

Un gobierno Ejecutivo y ágil no debería perder tanto tiempo y más aún aumentar su acelerado desgaste, cuando la solución la tiene en sus manos y siendo exagerado solo le quitaría en el peor de los casos quince minutos de su valioso tiempo.

Simplemente aplique el INDULTO PRESIDENCIAL que es parte de sus atribuciones sin pedir consentimiento a nadie, ejecute sin dilaciones esa medida especial de gracia por la cual perdona toda o parte de la pena a la que una persona había sido condenada en virtud de una sentencia en firme y para darle mayor realce condecore formalmente al policía, y esta vez el país si se lo agradecería, porque además sería un golpe demoledor a la corrupción de algunos operadores de justicia.