Opinión

EL PODER DEL FÚTBOL

Miriam Florencia L./ Guayaquil
Psicóloga y terapista familiar
Mail:miriam_florencia@yahoo.com

 

Si hay un deporte que une el mundo es el futbol. Este tiene la particular de despertar grandes pasiones, pero ¿qué hay detrás de esta explosión de adrenalina que invade al ser humano al momento de un partido? Estrés y ansiedad.

Sí, estos dos juegan un papel muy importante tanto en el jugador que está en la cancha como en el público aficionado, de allí que investigaciones realizadas han comprobado que la aparición de torceduras, calambres que los jugadores padecen en el campo de juego se deben principalmente al grado de estrés al que están sometidos a lo que se suma la cantidad de minerales que el cuerpo pierde a través del sudor.

De igual manera ocurre con los espectadores, quienes también viven intensamente todo el tiempo que dure el partido, de allí que hay muchos que han tenido padecimientos cerebro vasculares especialmente cuando hay antecedentes de hipertensión, diabetes o consumo de alcohol y tabaco en exceso. Pero, así como hay emociones positivas, también el futbol genera mucha agresividad, sobre todo cuando se va perdiendo el partido.

En definitiva, el fútbol, deporte de grandes pasiones, mueve mucho dinero alrededor del mundo y por eso también se presta para actos de corrupción en las grandes élites, de allí que lo importante de jugar el mundial en los actuales momentos, es que algo mitiga la situación de peligrosidad que se vive actualmente, pues por lo menos en esos noventa minutos de juego, la mayoría de las personas dejan de preocuparse por la inseguridad y se concentran en el resultado del partido, aunque luego se vuelva a la realidad.

Que esta pasión por el fútbol no sea causa de desenfrenos sino de refrigerio en momentos difíciles, que no se mire a este deporte como un ídolo sino como un instrumento para unirse en familia y pasar momentos sanos de esparcimiento, que no sea motivo de diferencias por las preferencias individuales sino de unidad que tanta falta hace al pueblo ecuatoriano en estos momentos.