Internacional

El Pentágono condecoró a las víctimas de Fort Hood

El ataque fue considerado más tarde un acto terrorista inspirado en una organización yihadista.

WASHINGTON. Las víctimas del tiroteo de la base militar estadounidense de Fort Hood (Texas) de 2009, que causó 13 muertos, fueron condecoradas tras años de oposición por parte del Pentágono a conceder esta distinción por motivos burocráticos.

Casi medio centenar de supervivientes y familiares de los 13 fallecidos en aquel ataque recibieron en una ceremonia la Medalla del Corazón Púrpura, reservada para aquellos que han sido heridos en el campo de batalla, o la Medalla de la Defensa de la Libertad (condecoración del Departamento de Defensa para civiles).

En noviembre de 2009, el mayor Nidal Hasan, un psicólogo que trabajaba en la base militar, disparó contra sus compañeros, según él, porque quería defender a los talibán y evitar que esos soldados fueran desplegados en Afganistán.

El Pentágono clasificó el tiroteo como “violencia en el centro de trabajo” porque Hasan también era militar, y no había evidencias de que hubiese sido instruido directamente por ninguna organización terrorista extranjera.

Sin embargo, el ataque fue considerado más tarde un acto terrorista inspirado en una organización yihadista.

Hasan fue condenado a pena de muerte en agosto de 2013 por el ataque, en el que fallecieron 13 personas y 32 resultaron heridas.

Los supervivientes habían pedido desde 2009 que se considerase el ataque como un atentado terrorista, para de ese modo poder optar a las condecoraciones militares y civiles y beneficios de salud y compensaciones.

El Pentágono se opuso a conceder las condecoraciones porque no se ajustaban a los supuestos tradicionales para recibir las medallas, así como por evitar interferir en el juicio contra Hasan.

Hasta el pasado mes, el Pentágono no cedió y cambió los requisitos para obtener las condecoraciones para los heridos en combate, especialmente después de que el Congreso añadiera una legislación para permitir honrar a las víctimas de actos terroristas. (Efe/ La Nación)