Deportes

El Paraguay de Ramón dio la nota: eliminó a Brasil y enfrentará Argentina en semis

Merecido fue el triunfo que se suma como un hito más en la carrera de Ramón Angel Díaz, experto en grandes victorias.

CHILE. Brasil se llevó el primer tiempo con una llegada y un gol. En los primeros minutos tomó el protagonismo ante un Paraguay muy especultaivo, que cuando el rival perdía el balón demostraba su real intención e idea de juego, que era sorprender mal parado a los de Dunga, principalmente por los costados con Édgar Benítez y Derlis González.

La “Canarinha”, lejos de aquel equipo del “jogo bonito” apuesta a un equipo mucho más equilibrado, con dos volantes centrales que no se trasaldan mucho para cubrir los espacios que dejan los dos laterales.

Muy especulativo, Paraguay cedió el balón y en una aventura colectiva bien elaborada, Brasil acertó su momento y lastimó con una combinación que no estaba en los planes antes de esta competencia. Deborde de Dani Alves (convocado a última hora) y un centro al medio que parecía sin peligro, pero los defensores albirrojos se pasaron y Eduardo Aranda llegó tarde a la cobertura de Robinho (juega por la suspensión de Neymar), que solo tuvo empujar a los 14 minutos.

El tanto llegó en un momento quizás no muy esperado, pues la supremacía inicial de Brasil había desaparecido y el equipo de Ramón Díaz asomaba constantemente en territorio enemigo, principalmente por el sector izquierdo, donde “Pájaro” Benítez estuvo indescifrable, pero nunca encontró un receptor ideal para crear peligro mayor. Por derecha, Derlis apareció a cuenta gotas, pero cuando estuvo en contacto con el balón también mostró que es desequilibrante.

El problema principal de Paraguay fue la distribución, pues al no tener al “cerebro” de otros juegos, Néstor Ortigoza, las pelotas terminaron siendo desperdiciadas apenas se recuperaba. Aranda estuvo muy tímido en las dos funciones, mientras que “Topo” intentó mucho, pero se sabe que lo suyo no pasa tanto por hacer jugar al equipo, sino recuperar balones y cubrir espacios.

Tras anotar el primero, Brasil le cedió la iniciativa a Paraguay, que no sabe jugar como actor principal y por ello a pesar de tener campo y posesión, las llegadas terminaban siempre en insinuaciones, sin crear una ocasión real para anotar el empate.

La Albirroja terminó siendo siendo más ante un abúlico Brasil en el primer tiempo, pero esa superioridad solo fue en intención, pues las únicas llegdas claras de la selección guaraní llegaron con desbordes de Benítez, en su mayorías “muertas” en el área rival.

En la complementaria, Paraguay salió a buscar, aunque sin muchos argumentos como en el primero. Eso sí, logró inquietar y hacer trabajar más a Jefferson. A los 50′, el portero brasileño le tapó un tiro libre a Derlis González y minutos más tarde, evitó que el “misil” de cabeza de Paulo da Silva vaya al fondo de su portería.

Luego el juego cayó en un abismo tremendo. El trámite rozó lo aburrido, pues Paraguay no podía ser clara y Brasil se dedicaba a rechazar, algo casi insólito en la “Canarinha”, pero ya característico en Dunga.

La Albirrja regresó al partido en un momento y ratificando que recuperó la garra y las ganas de no rendirse nunca, logró igualar a los 71 minutos gracias al pequeño genio, Derlis González, quien trasnformó en gol el insólito penal cometido por Thiago Silva, quien en una pelota aérea no tuvo mejor ocurrencia que rechazar con un manotazo.

Ramón Díaz quiso ganar el partido y realizó cambios más ofensivos: mandó en cancha a Osvaldo Martínez y Raúl Bobadilla, más tarde a Óscar Romero. Paraguay presionó y asfixió casi a un rival demasiado tímido creó buscó poco y nada el gol del triunfo.

De a poco el partido fue muriendo en una lucha infernal en el mediocampo, donde una vez más “Topo” Cáceres se multiplicó en la batalla contra Fernandinho y Elías. Y como hace cuatro años, la historia se resolvería de los crueles doce pasos, dejando toda la ilusión en manos del gran Justo Villar.

La historia volvió a repetirse y como en Argentina 2011, Paraguay se agigantó en la tanda de penales, venciendo 4-3. Ahora, la Albirroja enfrentará a Argentina en semifinales de la Copa América. (Internet/ La Nación)