Opinión

EL PACTO FRACASADO.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil

antonioxaguirre@gmail.com

 

Existe una posibilidad bastante cercana del criticado e incumplido pacto entre la Revolución Ciudadana, el Partido Social Cristiano y Acción Democrática Nacional que estaría a punto de desaparecer, habiéndose convencido los mismos actores que ese pacto nunca fue ejecutable.

 Pero los politólogos encabezados por la Abogada Mónica Placencia, actual Ministra de Gobierno e Interior y los otros  dos  sujetos políticos  que insistieron en la fallida propuesta de mezclar: el agua, el aceite y el delito fracasaron en su inútil intento, es decir, que nació agonizante, vivió muy poco en el limbo de la historia y falleció antes de ejecutarse sin gloria con mal olor a fracaso, demostrando que la experiencia no se adquiere en un solo día, peor cuando las contrapartes por antecedentes conocidos  no son de mucho confiar.

Se advirtió en repetidas ocasiones que con un muy mal elemento,  que dice ser: de mente lúcida, corazón ardiente y manos limpias, no se puede pactar, simplemente aplicando la frase BÍBLICA «POR SUS FRUTOS LOS CONOCEREIS».