Opinión

El olvido del agro…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil.

 

 

Nadie puede ocultar, que el único sector del que dependemos para subsistir y es prioridad para cualquier sociedad, sin lugar a duda es el agropecuario…

¿Cuáles son las razones entonces, para que todos los gobiernos en lugar de proteger la tierra, los productores campesinos, ganaderos, avicultores, pequeños, medianos y grandes no reciban en primer lugar: ¿la PROTECCIÓN adecuada?  Porque al parecer, muchos creen que los problemas de la inseguridad, solo la viven los ciudadanos urbanos… la inseguridad en el campo es de terror, los vacunadores se pasean como ratones en sus casas, y la única presencia por la muerte de un judío, son la de otros vacunadores, perdón policías, que buscando en las haciendas armas y los permisos de ellas, para que los señores de las pandillas y grupos criminales organizados puedan asesinar y secuestrar sin resistencia y peligro alguno.

INCENTIVOS, PRÉSTAMOS BARATOS, EXONERACIONES EN IMPORTACIÓN DE MAQUINARIAS AGRÍCOLAS, SEMILLAS DE ALTO RENDIMIENTO, CENTROS DE ALMACENAMIENTO, PRECIOS JUSTOS, INSEMINACIÓN DE EMBRIONES, ETCÉTERA, son muchos de los eternos ofrecimientos y que nunca se cumple ni siquiera en un 30 por ciento.

Cada vez los ministros operan cual enemigo del pequeño y mediano agricultor, para favorecer a las enormes empresas otorgándoles permisos para importación en plena cosecha de muchos productos como maíz, arroz, liquidando el trabajo y sacrificio de muchos campesinos, que por falta de crédito no pueden ni siquiera comprar fertilizantes, buena semilla y termina perdiendo sus tierras, ya sea por el Banco, los invasores y ahora por los CRIMINALES…

Necesitamos un gobierno que por primera vez y sin engaños, nos permita desarrollar y aprovechar esta maravillosa naturaleza, convirtiendo al Ecuador en una potencia mundial de alimentos, y que por falta de visión y de inversionistas, exportamos materia prima, en lugar de productos elaborados, todo por malas políticas de quienes llegan a improvisar en los gobiernos de turnos, o simplemente favorecer a uno u otro sector cuyos familiares se hicieron millonarios.

Ya es hora porque el tren del desarrollo partió hace rato, de trabajar sin descanso utilizando el cerebro, nuestras Fuerzas y esta maravillosa naturaleza, de optimizar cuidando y protegiendo la base que es la tierra, los mejores productos, crianza de ganado, cerdos, aves de corral, cacao, maíz, arroz, flores, y decenas de muchos productos más que se dan en nuestra tierra y en nuestros variados climas, para dar oportunidad de trabajo, apuntalar la economía y finanzas, garantizar la cadena alimentaria de toda la población, pero como ya he señalado, con la visión y protección del ESTADO, para esta tarea impostergable…

Semper Fi.