Opinión

El Olón de la discordia.

María Sol Camacho B.

solcamacho@uees.edu.ec

Desde Guimaraes-Portugal para La Nación de Guayaquil-Ecuador.

 

 

El lunes 6 de mayo, se hizo mediática la protesta de los comuneros de Esterillo Oloncito cuando un grupo de trabajadores, empezaron a tumbar 21 de los 52 algarrobos. No llegaron a topar el manglar.

La empresa VinaZin S.A.S donde una de las accionistas es Valbonesi, va a llevar a cabo un proyecto inmobiliario en dicho lugar. Ciertamente varias fundaciones se unieron al descontento por los daños ambientales. La polémica aumentó de tono cuando se conoció que los estudios del proyecto fueron efectuados por la empresa Geosísmica en el 2023, cuyo accionista es el actual Ministro de Energías, Roberto Luque; quien en la rueda de prensa manifestó que cuando se dio la contratación del estudio, ni siquiera se contemplaba la muerte cruzada.

El Esterillo fue declarado bosque protector categorizándolo dentro del patrimonio forestal, no en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP) acorde a la abogada ambientalista Inés Manzano, la diferencia radica es que el segundo cabe la protección de otro tipo de áreas fuera de lo forestal, como reservas marinas. Además, expresa que el patrimonio forestal es todo aquello relativo a bosques del Estado, sin protección declarada.

La ministra de Ambiente, Sade Fritschi comunicó que, en la zona de implementación del Proyecto, no es área protegida; interseca con el bosque y vegetación en un 16%, y de acuerdo con la normativa vigente desde el 2017, se permitirán actividades productivas. El trámite inició desde la administración pasada.

Ciertamente el proyecto cuenta con registro ambiental, el mismo que se obtiene mediante el Sistema Único de Información Ambiental (SUIA), es decir subir al portal toda la información detallada, donde después de ser revisada y analizada, se obtiene el registro en caso de bajo-medio impacto y licencia si es medio alto o alto.

No obstante la Asamblea solicitó la comparecencia de la Ministra Fritschi para responder preguntas y cuestionamientos, con lo que estoy de acuerdo, el que nada debe nada teme, sin embargo sugeriría a la Ministra reforzar su retórica que no ha sido su punto fuerte, porque aquellos que se proclaman como “mayoría” al igual que al Coyote (caricatura) las bombas acmé les explotan en sus caras, en buen romance no les sale una y están dando vueltas como aves de rapiña, esperando devorar a quien resbale.

Cabe recalcar que los comuneros señalan que están contentos que se lleve a cabo la obra, por los múltiples beneficios para el pueblo sin embargo, les preocupa la naturaleza enfatizando el manglar, ya que ayudan a retener sedimentos, fijar la línea costera y combate el aumento del nivel del mar.

Finalizando, la Fiscalía iniciará con las investigaciones del tema, para esclarecer dudas o emitir observaciones si fuera el caso.