Tecnociencia

El nuevo robot de Disney inspirado en Star Wars

Aunque no es su principal industria, Disney tiene experiencia en robótica y presentó un nuevo dispositivo inspirado en BD-1 de Star Wars, por lo que su personalidad es tierna, infantil y tiene un particular movimiento en sus articulaciones con el objetivo de expresar emociones de esa manera.

El proyecto fue desarrollado por un equipo de científicos e ingenieros liderado por Moritz Bächer de Disney Research en Zurich, Suiza, aunque por ahora no cuenta con un nombre oficial y solamente fue presentando durante la Conferencia internacional sobre robots y sistemas inteligentes (IROS, por sus siglas en inglés).

Qué hace el nuevo robot de Disney

Este dispositivo fue construido con impresión 3D y cuenta con un rostro con diferentes expresiones, dos antenas que emulan las orejas de un perro y fue dotado con habilidades para transmitir un carisma tierno y cercano para relacionarse con humanos.

Uno de sus enfoques diferenciales es la manera en la que se mueve, ya que parte de su personalidad se transmite en la forma en al que camina, siendo esta la manera en la que muestra sus emociones y se ‘comunica’ con las personas.

Desde 1971, Disney ha venido desarrollando proyectos similares en los que los robots puedan transmitir emociones a través de sus movimientos y llevarlos a sus parques de diversiones.

En este último caso, la empresa ha dedicado el último año en del desarrollo de un sistema de aprendizaje que pueda traducir la visión de un animador en movimientos expresivos que se adapten a diferentes entornos.

“La mayoría de los desarrolladores se centran en lograr que sus robots bipedos caminen de manera confiable. Pero en Disney, eso podría no ser suficiente; nuestros robots pueden necesitar pasear, bailar, esconderse, trotar o deambular para transmitir la emoción que necesitamos de ellos. Además, no se trata solo de caminar, sino también es importante, es cómo camina”, afirmó Morgan Pope, científico de investigación de Disney.

Para lograr la expresión de emociones, en el proyecto no solo trabajaron expertos en robótica, sino también animadores de la compañía que entienden cómo un personaje puede transmitir sentimientos con movimientos concretos. Además, el dispositivo está dotado de una cabeza que gira en cuatro grados (mirar hacia arriba, abajo, alrededor e inclinarse) y sus piernas en cinco grados de libertad, lo que le permite mostrar esos sentimientos.

Lograr este enlace no fue sencillo y para eso la compañía diseñó un proceso basado en el aprendizaje por refuerzo que utiliza simulación para equilibrar la visión del animador con movimientos robóticos.

Esto permite a los animadores desarrollar movimientos expresivos, mientras el sistema los convierte en acciones reales, o lo más cercano posible a lo que puede hacer robot. Además, el sistema de Disney puede entrenar a un robot en un nuevo comportamiento en una sola PC, reduciendo los tiempos de entrenamiento de años a horas.

Otra ventaja es que el sistema de Disney puede entrenar a los robots en movimientos repetidamente, realizando pequeños ajustes en aspectos como el rendimiento del motor, la distribución de la masa y la fricción entre el robot y el suelo. Lo que garantiza que sin importar los obstáculos que se encuentre, el dispositivo pueda seguir realizando sus movimientos.

“En situaciones en las que humanos y robots están cerca, transmitir emoción e intención puede ser una característica importante. Así que creo que esto también puede ser valioso en otras aplicaciones en las que los robots trabajan junto a personas”, aseguró Georg Wiedebach, imaginero sénior de I+D en Disney.

Este avance puede traer diferentes aplicaciones, como la integración de esta tecnología en parques de diversiones de la empresa y la integración en películas en las que los humanos interactúen con robots.

Infobae