Opinión

EL NUEVO MINISTRO DEL MAG.

Ing. Agr. Pedro Álava González – M. Sc.
U.S.A.

 

Hoy vi y escuche en Canal 2 al flamante ministro de Agricultura, sin lugar a duda es un verdadero patriota que aceptó estar al frente de un sector tan conspicuo sin el famoso apoyo económico ofrecido por DNA en su camino al poder y hoy lo prometido quedó en el olvido. La realidad es que asume con un presupuesto reducido en más del 25% en donde más del 90% serían para cubrir gastos corrientes. Para el lector de a pie, en el país, el MAG posee jefaturas provinciales en sus 24 provincias, con técnicos y otros empleados requeridos para atender las múltiples demandas del agro, que reciben sus sueldos a tiempo, se movilizan en vehículos del Estado que demandan combustible y mantenimiento, necesidades que siempre son crecientes, en fin, difícilmente hará más con menos.

Segundo: Los programas que gentilmente mencionó el ministro son los mismos programas inconclusos desde siempre que nunca concluyen por la inestabilidad provocada con los cambios de ministro por los irresponsables presidentes de la República que ven con indiferencia a tan importante sector. Seguramente al ministro, se le pasó por alto mencionar la investigación agropecuaria pues siendo el pilar fundamento y sostén esencial para enfrentar los desafíos específicos del país para mejorar la productividad agrícola, promover la sostenibilidad y contribuir al desarrollo económico y social, siempre serán parte inamovible del desarrollo agropecuario del país. Los saltos tecnológicos se dan en base a la investigación y ayudan a mejorar la productividad desarrollando nuevas variedades de cultivos y razas de ganado más resistentes a enfermedades, adaptadas a condiciones climáticas específicas y con mayor rendimiento. Estos avances contribuyen directamente a aumentar la productividad y la eficiencia en la producción agrícola, lo que es esencial para la seguridad alimentaria y el sustento de la población. No debemos olvidar que la investigación agropecuaria también se enfoca en prácticas agrícolas sostenibles que minimizan el impacto ambiental al ser respetuosas con el medio ambiente son esenciales para preservar la biodiversidad y garantizar la disponibilidad de tierras y agua a largo plazo.

Irónicamente, Franklin Palacios según DNA sin el correcto apoyo económico y financiero, será el encargado de fortalecer el sector público del agro, mejorar las condiciones de vida de los agricultores, lograr sostenibilidad, competitividad y equidad, bla, bla, bla, solo le falto incluirle la repartición de regalos para fin de año. Ahora bien, como empresario bananero exitoso debe poseer un límite de tolerancia para decir hasta aquí llegó pues la resiliencia de un empresario solo es medible en resultados tangibles y no en utopías.

En la empresa privada la prosperidad no puede ser frenada y por ello, las transformaciones administrativas y tecnológicas son inmediatas, además los recursos económicos y financieros nunca faltan, no obstante, los planes mencionados como la reactivación de la bolsa de productos debería ser lo prioritario para que la rentabilidad la comercialización de las gramíneas como arroz, el maíz, leguminosa como la soya, y otros cereales que produce nuestra región Sierra recuperen su rentabilidad a favor de nuestro campesino.

Finalmente, si le han reducido el presupuesto operativo al MAG, no entiendo porque DNA si desea realmente fortalecer el agro no le devuelve al ministro de agricultura la presidencia de lo que fue algún día el BNF porque simplemente para lograr un progreso en el agro, la cabeza del MAG tiene que identificar cuáles son los cultivos a fomentarse para una seguridad alimentaria y no dejar que sean profesionales ajenos a estos menesteres los responsables de decidir el manejo y el fomento crediticio para el agro (Ban Ecuador) es vital en estos procesos de cambio restructurar dicha entidad urgentemente de una vez por todas.