Actualidad

El narcoturismo se practica en dos provincias de Ecuador

Aunque la Policía dice no tener registro de consumo de drogas sintéticas como el fentanilo, un informe detalla que este tipo de estupefacientes gana terreno en el país.

Las drogas sintéticas son sustancias químicas fabricadas en laboratorios que provocan efectos sobre el sistema nervioso central, con efectos psicoactivos potencialmente peligrosos.

En Ecuador, según la Dirección Nacional de Investigación Antidrogas, se comercializan anfetaminas o metanfetaminas, que se mezclan con otras drogas y pueden aumentar su nivel de adicción. También se comercializa éxtasis. Una píldora puede costar entre 20 y 30 dólares y es muy popular entre los jóvenes; pues son conocidas como “drogas de diseño”, por su llamativo formato.

La presencia de estas drogas se ha identificado, en mayor medida, en Quito, Guayaquil y Tulcán. Esta última ciudad sería el primer punto de ingreso, ya que se ha identificado que estas sustancias entran desde Colombia.

Narcoturismo

Según un informe elaborado por el Observatorio del Crimen Organizado,­ las drogas sintéticas son el nuevo nicho del narcotráfico en Ecuador.

La organización señala que la comercialización y consumo de drogas sintéticas, como el éxtasis y tucibi, “fomentan el narcoturismo” en las provincias de Manabí y Santa Elena.

Se entiende como narcoturismo cuando los visitantes nacionales o extranjeros llegan a un sitio motivados por adquirir, consumir o transportar drogas.

El éxtasis, por ejemplo, se consume mucho en conciertos, festivales musicales y discotecas. Este tipo de droga provoca una percepción aguda del sonido y las luces.

Contradicciones con el fentanilo

El fentanilo (50 veces más fuerte que la heroína) es la droga que está en la mira del mundo. En Ecuador ya hubo un decomiso en la Bahía de Guayaquil.

Sin embargo, las autoridades han negado que Ecuador sea parte de la cadena de suministro de fentanilo a Estados Unidos  y que haya consumidores en el país.

Sobre la primera premisa, el ministro del Interior, Juan Zapata, señaló: «No tenemos evidencia que Ecuador tenga rutas específicamente de este tipo de droga sintética».

Por su parte, el director Nacional de Investigación Antidrogas, Pablo Ramírez, señaló en EcuadorTV, que

no hay registro del uso de fentanilo como droga sintética y que la Policía Nacional solamente tiene reportes de decomisos relacionados con su uso medicinal.

Las autoridades señalan que el consumo de fentanilo –basados en los decomisos– es medicinal para tratamientos contra el dolor, por lo que, lo que se ha encontrado hasta ahora en el país es citrato de fentanilo y se adquiere bajo receta.

El otro tipo se conoce como clorhidrato de fentanilo y no se ha decomisado.

Las aclaraciones se dan luego de que Todd Robinsonsubsecretario de la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley, declaró que «creemos que la cadena empieza en la República Popular de China con precursores químicos, que son trasladados por criminales transnacionales en México que crean y prensan estas pastillas y después las envían a Estados Unidos por la frontera noroeste».

Y destacó que México es el principal punto de entrada de fentanilo a Estados Unidos y que «sabemos que otros países están en la cadena de suministro, como Colombia y Ecuador».

Zapata contestó diciendo que el único caso sobre clorhidrato de fentanilo en el que se ha visto involucrado Ecuador es en el decomiso de 107 ampollas de esa droga en una «entrega controlada» entre Colombia y Chile. (AVV)

Los efectos psicoactivos de las drogas sintéticas son distintos y se presentan a corto y largo plazos:

  • Pérdida de memoria
  • Falta de apetito
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Obsesiones
  • Trastornos del sueño
  • Ataques de pánico
  • Agresividad
  • Infartos cerebrales
  • Trombosis
  • Hipertermia (aumento de la temperatura corporal), que induce a la deshidratación del consumidor
  • Daños neurológicos irreversibles
  • Muerte

 

 

 

 

 Diario La Hora