Opinión

El mismo discurso de los socios…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

Así como dijeron que pedirían la revocatoria de la Ley impuestera, luego de abandonar UNES la asamblea para que por el Ministerio de la Ley se apruebe el proyecto enviado por el Ejecutivo, así mismo vestidos de una legalidad acrisolada, se pintan ser más papistas que Montesquieu, cumplidores a ultranza del espíritu de las leyes, pretenden hacernos creer que la libertad de Glas, es exclusivamente responsabilidad de un Juez corrupto, y que ellos no podían oponerse por respetar la independencia de las Funciones del Estado y por ser super demócratas, que buen chiste amigos, lo que jamás podrán disimular, ocultar, disfrazar, es  su incompetencia para exigir en una simple boleta o documento de libertad, se cumpla con todos los requisitos, argumentos, firmas, sellos, copia del juicio, exigibles en  todos los presos que se ordena su libertad, chequeando incluso no hayan otras boletas de encarcelamiento, y ahí no lo dejan salir, como sucedió con Salcedo.

Es en este momento dónde cobra vida, se evidencia, pare, da a luz, el engendro del pacto, como una especie de relación adúltera, pecaminosa, escondida, y es aquí en este momento, dónde no pueden sostener, como justificar por qué no se cumplieron esos pasos.

¿Qué para qué? ¿Qué ganó? Ya con el tiempo lo veremos, el Ejecutivo sabe que sus horas están contadas, prepara su fuga, quiere que Correa le cuide las espaldas, sus negocios, que no mueva el tema de los Pandora paper, que lo dejen vivir en paz en Miami, dónde tiene un pequeño imperio inmobiliario, quiere disfrutar sus nietos, del Ecuador no le hablen dirá, ese es un pequeño pueblo del que fui presidente, pero no estaban preparados para mí visión y proyectos que hubieran transformado a esa pequeña aldea, en otro Ecuador posible…

Bueno después les seguiré contando cuál será el final de esta novela, en el país de los capos, los choneros, los BANQUEROS y de los revolucionarios del siglo 21.

Semper Fi.