Opinión

EL MENSAJE PRESIDENCIAL.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil

[email protected]

 

El mensaje del presidente de la República Daniel Noboa Azín presentado antes de ayer en el salón Principal de la Asamblea Nacional con todos los honores del caso, puede ser considerado como inédito en la historia republicana moderna.

Su corta y documentada exposición podría ser el inicio de la modernización y actualización del país, que está agotado de escuchar mensajes de corte Socialista en un caso y ofrecimientos farsantes como los presentados a la opinión pública nacional por el expresidente Guillermo Lasso Mendoza, que lo convirtieron por su inutilidad como el peor presidente de la historia nacional.

Se puede considerar que, para perfeccionar su administración en un futuro cercano, el presidente Noboa está en la imperiosa necesidad de refrescar sus cuadros administrativos; en lo referente a sus inmediatos y cercanos colaboradores y que por ningún motivo caiga en los mismos errores que su antecesor, que en poco tiempo se convirtió en una verdadera vergüenza nacional.

Su éxito actual en gran parte se lo debe al combate contra la delincuencia generada por el Narcoterrorismo que por ninguna causa,  motivo  o circunstancia debe ser abandonada, más molestias le podría causar las inútiles divergencias con la Sra. Vicepresidente de la República Verónica Abad a quién el actual Presidente de la República   involuntariamente la estaría convirtiendo en una mártir de la democracia, recuerde que usted fue quién la aceptó como su binomio,  no creo que alguien se la impusiera.