Actualidad

El levantamiento indígena continuará en Quito

Todavía no hay un balance exacto de heridos del movimiento indígena. Ellos seguirán en las calles de la capital de la República.

QUITO. Las fuertes protestas de ayer contra el Gobierno de Rafael Correa dejó 67 policías heridos y 47 manifestantes detenidos, informó hoy el viceministro de Seguridad Interna, Diego Fuentes.

Los actores fueron indígenas, organizaciones sindicales y políticas que protagonizaron una intensa jornada de protesta que incluyó el bloqueo de vías, para exigir, entre otros, el archivo de un paquete de enmiendas constitucionales, incluida la ley de Herencias y Plusvalía.

Pero más allá de eso, el canciller Ricardo Patiño, rechazó las acciones violentas que se suscitaron en varias provincias del país, en especial en Quito, y aseguró que fueron “pocos cientos” de indígenas los que llegaron a la ‘Carita de Dios’, resaltando que no hubo un levantamiento indígena.

“Nunca el movimiento indígena ha recibido tantos beneficios de las políticas públicas. –Jaime- Nebot, -Guillermo- Lasso y Álvaro Noboa se sumaron para aparecer liderando y para tratar de aprovechar esos intentos de desestabilización de los grupos violentistas y decir nosotros también estamos aquí”, recalcó

Ante dicha declaración, Jorge Herrera, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), le anticipó a Patiño que la medida será progresiva e irán evaluando las acciones del Gobierno, considerando varios anuncios del ministerio del Interior, a propósito del bloqueo de vías en la Panamericana Sur.

“La característica de este levantamiento siempre ha sido de manera progresiva. Siempre ha sido de una manera en la que el pueblo de a poco se va sumando y por eso decimos que aún no hay un tiempo determinado. Vamos a cumplir la agenda de este día y en la tarde mantendremos una reunión con los directivos de todos los frentes y propondremos una agenda para continuar”.

Herrera también recalcó que existe intentos de provocación por parte del régimen y eso “es una forma de querer burlarse del pueblo ecuatoriano, por eso hay que levantarse con indignación. Va a haber cualquier tipo de enfrentamiento y eso será absoluta responsabilidad del Gobierno”, expresó.

Con él concordó el presidente del Frente Popular, Nelson Erazo, asegurando que el levantamiento indígena de ayer fue un éxito. Según Erazo, en la jornada de protesta participaron cerca de 400 000 personas, solo en Quito hubo cerca de 200 000 participantes, otros 50 000 en Guayaquil, más de 15 000 en Cuenca, lo que demuestra que el descontento va creciendo frente al autoritarismo y prepotencia del Gobierno.

“Los fracasados están en Carondelet, el fracasado es el proyecto político de –Rafael- Correa. Aquí, hay más de 30 compañeros heridos, más de 50 detenidos, un ministro malcriado, que fue a provocar, como el señor -José- Serrano, los infiltrados, eso fueron los que han provocado este tipo de reacciones. Solo alguien que tenga la cabeza enferma, como la tiene el presidente, se le puede ocurrir establecer que hubo un fracaso (en las marchas)». (DO/La Nación)