Internacional

El Kremlin salió a hablar de los mercenarios rusos en Venezuela: “El miedo tiene ojos grandes”

Fue luego de que distintos medios internacionales anunciaran el traslado de 400 combatientes para proteger a Nicolás Maduro.

El Kremlin habló este domingo sobre la supuesta presencia de mercenarios rusos en Venezuela, en medio de la crisis económica y política que atraviesa el país caribeño, luego de que varios medios internacionales anunciaran el traslado de unos 400 soldados para proteger a Nicolás Maduro en base a información de distintas fuentes.

Al ser consultado por la televisión rusa, el vocero del Kremlin Dmitri Peskov respondió con un previsible «por supuesto que no»: en Rusia la figura del mercenario es ilegal y combatir en el exterior está penado con hasta 16 años de cárcel. Además, el grupo de paramilitares pertenece a una empresa privada, el Wagner Group.

«El miedo tiene ojos grandes», señaló Peskov, recordando un proverbio ruso.

El portavoz estuvo en el programa oficialista Moscú. Putin. Kremlin, difundido en uno de los canales públicos más importantes, días después de que varios medios rusos e internacionales, entre ellos la agencia Reuters, señalaran el envío de especialistas que pertenecen a la empresa privada Wagner, una organización paramilitar que cumplió misiones similares en Ucrania y Siria y que actualmente tiene personal activo en países africanos.

El viernes, un hombre que se autodefinió como un líder cosaco afirmó que los miembros de una compañía militar rusa privada, que había regresado recientemente de Gabón, tenían que formar el lunes un «grupo de emergencia de 400 personas» que luego enviarían a Caracas a través de Cuba.

«Los familiares de estos soldados se contactaron conmigo para hablar sobre su destino a los medios extranjeros», dijo Yevgeny Chabaev en la red social rusa Vkontakte.

Contactado por AFP, Evguéni Chabaev, que afirma ser «el único individuo que lucha abiertamente por los derechos» de los mercenarios rusos, afirmó que los objetivos de esta supuesta misión en Venezuela no están «claros».

El propio embajador ruso en Venezuela dijo el viernes que la supuesta presencia de mercenarios rusos en Venezuela era una «broma».

La difícil situación política y social en el país caribeño se profundizó la semana pasada, luego de que Juan Guaidó, de 35 años, se autoproclamara presidente interino frente a la nueva asunción fraudulenta de Nicolás Maduro el 10 de enero.

Desde entonces, muchos países americanos, entre ellos Argentina, Estados Unidos, Brasil y Colombia, reconocieron al líder opositor.

Rusia y China, ambas con poder de veto en el Consejo de Seguridad, se mostraron leales a Maduro, junto con aliados históricos de Caracas como Turquía, Bolivia, Cuba y Nicaragua. De hecho, Vladimir Putin tuvo contactos telefónicos con el chavista para darle «su apoyo».

 

 

 

EL CLARIN