Actualidad

El juicio a Carlos Pólit reveló cinco hechos que desbordarían aún más la corrupción: Alexis Mera, José Serrano, Pedro Solines y Diego Sánchez, entre los señalados

Diego Sánchez Silva es un hombre cauteloso. Pocos conocen cómo entró y cómo salió de la Corte del Distrito Sur de Florida hace una semana. No hay ningún registro fotográfico de su paso por ese lugar. Lo cierto es que estuvo ahí y que confesó hechos que harían más grande la corrupción hasta entonces conocida y todo, bajo juramento.

No fue el único que amplió el espectro de la corrupción. Las declaraciones de otros tres testigos –Juan Ribas DomenechJosé Conceiçao Santos y Geraldo de Souza– también destaparon actuaciones que reñirían con la ley, en grandes negocios del Estado.

Tres jerarcas del correato quedaron señalados en esos testimonios: el exsecretario jurídico de la Presidencia de la República Alexis Mera Giler; el exministro del Interior José Serrano Salgado, quien también presidió la Asamblea Nacional; y el exsecratario de la Administración Pública Pedro Solines Chacón, que ahora es alcalde de Milagro por la Revolución Ciudadana. Los acompaña en la lista, el propio Diego Sánchez Silva, empresario del mundo de los seguros.

Los dos primeros no se han pronunciado frente a los señalamientos; el tercero lo ha negado todo; el último actuó como delator.

Aparte, en el juicio, se conocieron nuevos negocios irregulares en los que habría participado el excontralor. Este 23 de abril de 2024 Pólit fue declarado culpable de lavado de dinero proveniente de los sobornos de Odebrecht y de Diego Sánchez. Fue encarcelado luego de que el jurado emitiera su fallo, pero aún falta que la jueza Kathleen Williams dé a conocer la sentencia definiendo la condena.

La Fiscalía General del Estado de Ecuador y su titular, Diana Salazar Méndez, no se han pronunciado. Se desconoce si se abrieron investigaciones por los cinco hechos revelados durante el juicio en Estados Unidos. Este es un resumen de los descubrimientos.

1. La delación a José Serrano

Diego Sánchez se presentó en el juicio como testigo del Departamento de Justicia, pues mantiene un acuerdo de no procesamiento con las autoridades estadounidenses a cambio de prestar su colaboración. Durante más de dos horas describió cómo sobornó a Pólit y cómo le ayudó a mover cientos de miles de dólares en efectivo. La coima ascendió a $ 510.000 y el dinero en efectivo a $ 800.000, confesó.

Las cosas no se quedaron ahí. Cuando un abogado de Pólit interrogó a Sánchez, se supo que su amigo José Serrano fue quien le acercó a los agentes del Departamento de Seguridad Nacional.

Con respuestas muy puntuales, Sánchez confesó que también había pagado un soborno a Serrano y que no ha sido procesado por este delito. No dijo cuánto ni cuándo ni dónde ni cómo. Solo dio por sentado que la coima existió y que la impunidad persiste.

Solo dio esta pista. Sánchez aseveró que Serrano le exigió el pago a cambio de una supuesta ayuda y que, al inicio, él se negó, pero que las exigencias se intensificaron y accedió. Y agregó que el Gobierno estadounidense ya tiene toda la información de este caso.

2. El supuesto soborno a Pedro Solines

Sánchez también nombró a Pedro Solines en su testimonio. Confesó que no solo dirigió sobornos Pólit para que le ayudara a obtener contratos de Seguros Sucre, sino que también los habría entregado a Solines, por esa misma causa.

Según Sánchez, a los $ 510.000 entregados a Pólit se sumarían otros $ 250.000 supuestamente dados a Solines.

Otro testigo del Departamento de Justicia, Juan Ribas Domenech, abonó a esta acusación. También bajo juramento, testificó que, cuando presidía Seguros Sucre, fue Solines quien le recomendó hablar con Sánchez para solucionar unas auditorías de la Superintedencia de Bancos y Seguros, y que este le pidió los contratos de la aseguradora estatal a cambio de su protección. Ribas confesó que el intercambio de favores se concretó.

Solines negó estas acusaciones en el testimonio anticipado que rindió, también bajo juramento, dentro del juicio contra Pólit. La declaración se realizó en Bogotá, en enero pasado, pues los funcionarios estadounidenses no pudieron venir a Ecuador por la ola de inseguridad. Solines aseveró que nunca pidió, nunca le ofrecieron, nunca aceptó y nunca le entregaron ningún soborno.

3. El reaseguro de Coca Codo Sinclair

Ribas también contó en su testimonio otro episodio que habría ocurrido a finales de 2016, en la oficina de Pólit, en la Contraloría General del Estado. Afirmó que Solines, que en ese entonces era el secretario de la Administración Pública de la Presidencia de la República, lo citó en ese lugar y que entraron por el garaje para no dejar registro.

Ya reunidos, agregó Ribas, tanto Pólit como Solines le dijeron que tenían que hacerle una propuesta. Según el testigo, la solicitud la terminó haciendo el contralor, quien le pidió que direccionara el reaseguro de la hidroeléctrica Coca Codo Sinclair a la compañía internacional IHG, cuyo intermediario en Ecuador era Roberto Heinert Musello.

Ribas confesó que tanto él como Pólit recibieron sobornos por ese contrato y que los pagos se coordinaron con el hijo de este, John.

Ribas y Heinert ya recibieron condena en Estados Unidos por este delito, no así el resto de mencionados en la trama.

A Carlos Pólit lo encontraron culpable ayer, no por esta acusación, sino por sobornos provenientes de Odebrecht y de Diego Sánchez.

4. Los correos con Albacora S. A.

El nombre de Solines apareció en otra parte de la investigación a Carlos Pólit. Fue en una serie de correos que este intercambió con ejecutivos de la atunera española Albacora S. A. Esta empresa tuvo un problema tributario en Ecuador en 2015, que años después fue resuelto en un arbitraje internacional.

Las comunicaciones muestran que la empresa no solo habría pedido ayuda a Pólit para intentar solucionar ese impase, sino que le habría pagado 573.000 euros a través de su hijo John. De la misma forma, el excontralor no fue declarado culpable ayer por estos hechos.

Albacora negó a EL UNIVERSO que esos presuntos pagos se hayan realizado.El correo donde se menciona a Solines data de inicios de 2016, cuando Albacora estaba a punto de pedir el arbitraje internacional. Un ejecutivo de la empresa le escribió a Pólit: “Sería deseable que pudiera conseguirme una reunión en Carondelet la primera semana de febrero”. Este le respondió: “Estaré esperando su llegada, y hablaré con Pedro Solines para que hable con el presidente; él es el secretario de la Administración Pública”.

Solines dijo, en su declaración judicial, que ese correo no es real. Aseveró que nunca supo de ese tema y que, por lo tanto, nunca se lo comentó a Rafael Correa.

5. ‘Merenda’, el alias de Alexis Mera

Alexis Mera también fue mencionado dentro del juicio. El exejecutivo de Odebrecht, Geraldo de Souza, quien era el encargado de registrar los sobornos que la constructora repartía en Ecuador, confesó que a Mera le otorgaron el código Merenda dentro de los archivos.

El fiscal Michael Berger mostró durante el juicio un pago secreto de Odebrecht con ese código.

Mera ya había sido señalado dentro del caso Odebrecht. José Conceiçao Santos y su jefe, Luiz Mameri, confesaron en 2016 ante la justicia brasileña que le habían dirigido $ 4,8 millones a él, a través del abogado guayaquileño Carlos Pareja Cordero.

Conceiçao reafirmó, dentro del juicio contra Pólit, esa acusación. Aseveró que Pareja Cordero era abogado de Odebrecht y que, por ello, le pidió que contactara a Mera y a dos funcionarios de Petroecuador para ofrecerles sobornos. Según él, el abogado luego le indicó que los pagos debían canalizarse a través de una empresa offshore que él contralaba, Draminston Limited, y que así fue.

Tanto Mera como Pareja Cordero han negado estas acusaciones. La Fiscalía ecuatoriana no procesó a ninguno de los dos dentro del caso Odebrecht. (I)

Fuente:  Kch