Opinión

EL INCREMENTO DEL IVA NO ES LA SOLUCIÓN, PERO ES EL PRIMER PASO EN LA DIRECCIÓN CORRECTA.

Ing. Agr. Gonzalo Gómez Landires/Guayaquil.

 

 

Sufrimos un feroz descalabro económico por la desatinada forma como hemos sido gobernados las últimas décadas; abocados en una suerte de inmediatismo e improvisación sin planificación ni proyección alguna, como si el objetivo hubiese sido administrar las trivialidades del día a día y dejar que lo importante sea problema del siguiente Gobernante. Nos azota también la violencia, el narcotráfico, la corrupción, el desempleo, la falta de medicina, un caótico sistema de educación y un sector agropecuario vilipendiado por los Gobiernos de turno.  Conociendo este doloroso escenario, parece insensato mezquinarle al actual presidente la posibilidad de superar los desequilibrios fiscales y la sombra tenebrosa del narcoterrorismo, que mantienen sumida en la pobreza y la desesperanza a la mayor parte de la población ecuatoriana.

Algunos aspirantes a castos y virtuosos exigen calcular al detalle lo que se requiere para la lucha contra el narcotráfico, e insisten que se recaude con precisión dicha cantidad ¡Ni un centavo más! Tamaño disparate, pues no se puede predecir con exactitud el tiempo necesario, ni los colaterales, ni los imprevistos. Solo un herido más o el pinchazo de la llanta de una ambulancia cambiarían el estricto presupuesto que demanda el escrupuloso proponente.

¡Por favor! lo relevante no es cuánto podremos colectar con el incremento del IVA o alguna aportación especial, ¿acaso no es peor el infierno del narcoterrorismo, las vacunas o el sicariato? Lo verdaderamente importante es que el Gobierno necesita nuestro apoyo porque intenta rescatarnos y encaminarnos a la prosperidad ¡para eso lo elegimos! La crisis se volvió recurrente por eso el cambio debe ser permanente; cualquier acción aislada e inconexa solo será una barrera para el desarrollo.

No es momento de fijarse en trivialidades, elegimos nuestro presidente y tenemos que confiar en él; porque este incremento del IVA no se pretende como un objetivo, pero será el inicio del camino que nos llevará en la dirección correcta… finalmente.