Opinión

EL IMPUESTO VERDE

Antonio Aguirre
antonioxaguirre@gmail.com
Fue creado como Ley de Fomento ambiental y por su carácter de Económico urgente la Asamblea no lo debatió y entró en vigencia por el  Ministerio de la ley.

Desde su aplicación en el año 2012, la comentada ley ha producido al Estado $ 764.1 millones, que no han cumplido el propósito para el que fue creado el impuesto.

Como la mayoría de las actuaciones y destinos de los ingresos productos de los impuestos, los revolucionarios son unos magos en desaparecerlos o invertirlos es destinos diferentes para lo que fueron creados, en este caso han sido utilizados para varios fines como: pagos de salarios, mantenimiento general del aparato estatal y hasta  para pagos de intereses de la deuda pública.

Durante pocos días se aumentó el octanaje de las gasolinas pero al poco tiempo nos hicieron regresar al combustible de mala calidad que seguimos consumiendo, sin esperanzas que mejoren el producto.

La defensa del consumidor no funciona, peor obliga a cumplir el objetivo para la que fue creada la ley,  mal utilizando  los dineros generados para otro fin que está  específicamente definido en la creación de la ley.

Un país dirigido en estas circunstancias no puede estar en condiciones de iniciar un despegue hacia un futuro promisorio. En los últimos doce años han prevalecido las  costumbres  del desorden generalizado, meter la mano en cualquier parte para tapar el hueco más cercano y acaparar lo poco que esté disponible.