Opinión

El Iess

Dra. María Delia Aguirre

mdaguir@yahoo.com

La visita a domicilio en los dispensarios médicos del IESS, son un periplo de 8 horas laborables.  Tienes que llegar a las 8 am, para salir en el carro de la institución con tres personas más que también tienen pacientes que necesitas una consulta domiciliaria, el recorrido sale a las 9 de la mañana y luego de ir a los diferentes lugares de la ciudad para cumplir con su cometido, se regresa al dispensario, para esto ya han transcurrido cuatro horas, nuevamente de regreso al dispensario entregan una orden de las visitas subsecuentes, las recetas de los remedios que necesitan los pacientes para “dos meses” nunca es completa.

 Muerta de hambre y casi al borde del desmayo se tienen que hacer otra cola en la farmacia, luego pasas a la bodega para que te den la medicina y los artículos necesarios para los pacientes.   A estas alturas te dieron ya las 3 de la tarde y sales frustrada porque no hubo toda la medicina o en muchos casos es insuficiente para “dos meses”; por ejemplo,  dos tarros de Nutrical, que dura dos días, porque las 1500 calorías diarias las completa un tarro mezclado con agua en dos dosis diarias.  ¿De qué se alimenta el paciente que no puede tragar los “58 días” restantes y se necesita uno diario?, te dan 40 pañales que te sirven para 10 días ¿Qué se hace los otros 50 días?

Sugiero que cuando hagan la visita domiciliaria que están programadas con anticipación,  lleven los remedios y artículos necesarios para cada paciente, ya conocen la historia de los mismos, saben los medicamentos que necesitan y los artículos necesarios para cada uno, así el tramite sería más fácil y terminaría en el domicilio del enfermo y sólo se tendría que solicitar nuevamente la visita para dos meses, después telefónicamente con Trabajo Social del Dispensario Médico del IESS. Pero lamentablemente la tramitología todo lo hace difícil, pudiendo ser tan fácil, ágil, amable y con calidad.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor