Opinión

El hipopótamo que crecía

José Fernando Gómez Rosales/ Guayaquil
jgomezr@hotmail.com

Decía un viejo agricultor, que había un hipopótamo que crecía y crecía. Cada vez que se alimentaba de las arcas del Gobierno, crecía y crecía más todavía. Y él hipopótamo seguía creciendo.

De estos hipopótamos hay muchos, muchísimos, y continúan multiplicándose todo el tiempo. Actualmente ya son manadas y no tienen empacho en asaltarse incluso entre ellos mismos, aunque sea cobrándose disque para el partido, coimas rateras por un puesto donde robar más. Estos hipopótamos que crecen (HIPO-CRECÍA), se marean con facilidad y muchas veces pueden ir a la cárcel por pasarse de la raya en sus ambiciones.

Ya con todo desparpajo venden su conciencia votando aún en contra de la lógica y de su pensamiento, por el vil dinero.

Creo que de todos habrá una docena y media de gente que piense en la patria. El resto, aparentemente tienen su precio y siempre ganará el mejor postor.

Hay unos pocos que quieren legislar y poner los puntos sobre las íes. A ellos, mis respetos.

Desgraciadamente, vivimos en la incultura del “tanto tienes, ¡tantos vales!”, y aún gente de bien, se deja llevar por esa corriente y corre detrás de los mejores carros, las mayores ostentaciones de riqueza, viajes, las fiestas, matrimonios, invitaciones más lujosas, para aparentar tener aún más de lo que tienen, muchos endeudándose hasta niveles que ya no pueden pagar.

Es necesario recuperar la cordura y extenderse gastando menos de lo que cubren las sábanas. Tenemos que volver urgentemente al “SE ES”, y no dejarnos llevar por lo que “quisiera ser”, que termina llevándonos al exilio, o a la cárcel.

Al que le calce el guante, que se lo chante.