Economía

El Gobierno propone jornada reducida indefinida

El nuevo proyecto de Ley de Creación de Oportunidades propone una jornada reducida indefinida. El proyecto fue presentado por el Ejecutivo este viernes 24 de septiembre del 2021.

Este cambio está contenido en el artículo 32 de la iniciativa legal. Señala que “se podrá reducir la jornada de trabajo hasta en un máximo del 50% y reducir la remuneración del trabajador en la misma proporción”. Esto será cuando el empleador reporte caída de sus ingresos mensuales.

El mismo artículo detalla que esa caída de ingresos del empleador debe ser en más de un 25% respecto del año previo a la disminución de ventas de la firma.

La pandemia no será la única causal para jornada reducida
La misma medida se puede tomar en caso de un evento de fuerza mayor o fortuito. Siempre y cuando este perjudique el normal desenvolvimiento del negocio.

Esta reducción “podrá durar hasta que se superen los motivos que conllevaron” a esa situación.

La norma también establece que las partes podrán reducir la jornada de trabajo por motivos distintos a los antes indicados. Incluso, en un porcentaje mayor al 50% y con una reducción de la remuneración en la misma proporción.

Las medidas, dice el proyecto, serán de “mutuo acuerdo”.

45 000 trabajadores ya en jornada reducida
En ambos casos, el aporte a la seguridad social y los beneficios se pagarán con base en la remuneración reducida. En este caso, la reducción durará lo que hayan pactado las partes.

En el país ya se aplica la figura de reducción de jornada en hasta un 50% actualmente. Sin embargo, es de carácter temporal debido a la pandemia. Así lo señala la Ley Humanitaria, que en junio cumplió un año de su entrada en vigor.

Esa misma ley establece que la figura solo puede ser ampliada por un año adicional. Pero con el nuevo proyecto de ley puede ser aplicada en cualquier momento.

En Ecuador unos 45 000 trabajadores están con jornada reducida bajo la Ley Humanitaria.

 

 

EL COMERCIO

El Gobierno propone jornada reducida indefinida – El Comercio