Actualidad

El Gobierno debe abrir el diálogo, más allá de los gremios

Para mañana, 11 de agosto, están convocadas protestas en contra del Gobierno. Organizaciones sociales demandan respuestas.

Cerca de cumplir tres meses de gobierno, el presidente Guillermo Lasso enfrenta un descontento social que se ahonda tras el enfrentamiento con el movimiento indígena; este lo acusa de haber cerrado las puertas del diálogo.

Para la socióloga Elisa Puga es necesario manejar un discurso conciliador, no de amenaza, ni que criminalice la protesta social. Dice que es común que en este contexto prevalezca la idea de seguridad ciudadana, de no permitir el caos, desvirtuando el fondo de la lucha social.

Explica que el Gobierno debe “reconocer la protesta como un derecho, pero también como un mecanismo para incidir en la política pública”, ya que las organizaciones y los ciudadanos buscan canales para ser escuchados cuando no hay respuesta del Estado, por ejemplo, a los oficios o cartas entregadas.

Pero esta idea de diálogo no solo va de un lado, sino también debe venir desde la sociedad civil. Desde los sectores sociales, explica la socióloga.

Respuestas desde el Gobierno
El Gobierno se defiende y asegura que las puertas del Palacio de Carondelet están abiertas. Pero cuestiona las exigencias de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie).

“Nos vienen a plantear que reduzcamos el precio de los combustibles, que no explotemos petróleo, que no explotemos minería -dice el presidente Guillermo Lasso-. Yo me pregunto, ¿cómo logramos el desarrollo del Ecuador? Y, sobre todo, cuando me hablan de los combustibles. Yo no quiero pensar que lo que quieren es defender a los narcotraficantes, a los contrabandistas y a los sectores pudientes del Ecuador”, dijo Lasso para una cadena de televisión internacional.

Enfatizó que el subsidio es para los pobres y su Gobierno trabaja para focalizarlo en el transporte público.

Mientras que Leonidas Iza, presidente de la Conaie, mediante un comunicado, dijo que el (llamado) “Gobierno del encuentro responde con prepotencia y cierra toda opción de diálogo para resolver los problemas económicos”. Esto luego de que el presidente Lasso rechazara la propuesta presentada por el movimiento indígena.

La propuesta de la Conaie -aseguró- «busca resolver de manera emergente e integral los problemas económicos que afectan a la población ecuatoriana». Por eso piden la derogación de los tres decretos relacionados al alza de combustible, la moratoria de los créditos financieros para que las familias endeudadas por la pandemia se reactiven y que se respete el territorio (de los pueblos ancestrales), ante la radicalización de las política extractivas.

El combustible incluye a la ciudadanía
Mauricio Alarcón, director de la Fundación Ciudadanía y Desarrollo, dice que la problemática sobre el subsidio de combustible no es un tema de las organizaciones sociales o gremios, sino que es un tema ciudadano. “Esto no es un tema exclusivo de los gremios, es un tema ciudadano porque es meterle la mano al bolsillo a todos los ecuatorianos por igual”, opina Alarcón.

El viceministro de Gobierno, Homero Castanier, dijo que esta semana presentarán la propuesta de focalización al presidente Guillermo Lasso. Este proyecto incluirá al menos tres mecanismos de aplicación y funcionará mediante un sistema que no requiera inversión. Por ejemplo, a través de la facturación y el Servicio de Rentas Internas (SRI).

Esta propuesta debería ponerse a consideración para aportes, dice Alarcón. “Esto en línea con los principios de Gobierno abierto que dice el presidente Guillermo Lasso defender”. Sería un debate amplio y en un tiempo limitado.

Reclamos de trabajadores
Aunque el Gobierno logre presentar esta propuesta de focalización de combustible, las movilizaciones convocadas para mañana continuarán. La Confederación de Organizaciones Clasistas Unitarias de Trabajadores (Cedocut) dijo que sus exigencias no han sido escuchadas por el “Gobierno del encuentro”.

Las demandas de las centrales sindicales son que cesen los despidos de trabajadores; que se revise la situación de los obreros despedidos durante la pandemia de Covid-19; que se mejore la economía de los sectores populares; que no se privatice el Banco del Pacífico y que se deroguen los tres decretos que permiten la subida de precio del combustible cada mes.

Mesías Tatamuez, de Cedocut, asegura que no están cerrados al diálogo, pero aseguran que el Gobierno no se ha comunicado con ellos.

Lasso, la voz autorizada
El Ministerio de Gobierno es la entidad encargada de ser el nexo entre el Ejecutivo, las demás funciones del Estado y los sectores sociales. Sin embargo, la titular de esa entidad, Alexandra Vela, no se ha pronunciado sobre las movilizaciones convocadas por los movimientos sociales.

El departamento de comunicación del ministerio de Gobierno informó que la Ministra no emitirá pronunciamiento alguno, porque el presidente Lasso ya dio la posición del Gobierno.

No obstante, Vela participó la mañana del viernes 6 de agosto en una reunión denominada “acciones estratégicas”. En la cita también estuvo la comandante general de la Policía Nacional, Tannya Varela; así lo informó la cuenta oficial de la Policía con la leyenda: “Planificación estratégica para garantizar la seguridad y el orden público, en el país”. (MC)

 

LA HORA

El Gobierno debe abrir el diálogo, más allá de los gremios (lahora.com.ec)