Actualidad

El Gobierno de la Revolución Ciudadana devolvió la dignidad a las personas privadas de libertad

Por primera vez en la historia (los PPL) dejan de ser una carga para el Estado y sus familias.

MALCHINGUÍ. La realidad penitenciaria en el Ecuador está cambiando de forma radical, especialmente entre las personas privadas de libertad (PPL). Así lo dio a conocer el presidente Rafael Correa durante el Enlace Ciudadano 458, realizado en Malchinguí, provincia de Pichincha.

“Lo importante es que tenemos un verdadero sistema de rehabilitación social antes era un sistema de perdición social; tenemos nuevas cárceles, ultramodernas, se acabó el hacinamiento, tenemos la más baja tasa de población carcelaria del continente; nuestros privados de libertad pueden educarse y trabajar”, afirmó el Primer Mandatario, recordando que dicho sistema era una vergüenza como nación.

De su parte, la ministra de Justicia Ledy Zúñiga, aseguró que la transformación del sistema penitenciario devolvió la dignidad a estas personas. “Tenemos cerca de 7 mil PPL estudiando, 500 de ellos en carreras de educación superior; cerca de 10 mil capacitados para ser contratados formalmente a través del trabajo penitenciario. Por primera vez en la historia (los PPL) dejan de ser una carga para el Estado y sus familias”, señaló la ministra.

“Aquí también está el tan famoso gasto público. Ahora sí tenemos un verdadero sistema de rehabilitación social que antes era una vergüenza. Yo lo dije el 15 de enero de 2007, y es otra promesa cumplida de la Revolución Ciudadana. Fui el primer Presidente en la historia que en su discurso inaugural se acordó de los PPL, dijimos vamos a cambiar esa realidad que insulta la dignidad humana y gracias a Dios hemos cumplido la promesa compañeros”, dijo.

Alternativas para juicios por Pensiones Alimenticias

En cuanto al tema relacionado con juicios de Apremio por Alimentos (pensiones alimenticias), el Presidente mencionó que siguen habiendo problemas debido a que entre enero y noviembre de 2015 existen 182.640 personas enfrentado procesos legales debido a esas circunstancias; de ellas, 821 están en prisión.

En este sentido, la ministra de Justicia Lady Zúñiga informó que de los 182.640 demandas, más del 50% de casos han sido resueltos a través de acuerdos entre las partes.

“Aquí prevalece el derecho superior del niño, y yo estoy de acuerdo con eso, ¿Qué es lo que buscamos solucionar el problema o la venganza?”, dijo el Mandatario, desglosando con mayor detalle el tema y explicando que muchos de los 821 casos son de personas que han perdido su empleo.

“¿Qué ganamos metiéndolo preso?, si ya no tenía empleo, no lo va a encontrar nunca y es una carga para el Estado, pues cuesta 15 dólares diarios cada PPL. El pierde su libertad y el niño no va a tener alimento. Es el peor de los mundos”.

Una de las alternativas que se están construyendo es que la persona que no ha podido pagar la pensión alimenticia no vaya presa sino que se presente todas las noches en el Centro de Rehabilitación Social, duerma ahí, y durante el día busque trabajo para así pagar los alimentos de sus hijos. Esta propuesta se presentó ya en la Asamblea Nacional, pero fue negada en la Mesa de Justicia.

La otra alternativa, no solo para estos casos, sino en general para PPL de baja peligrosidad,  es utilizar un sistema de vigilancia mediante brazaletes o tobilleras, como lo hacen otros países del mundo. “Este es otro logro de nuestro Código Integral Penal, porque lo permite. Además así utilizamos todas las ventajas técnicas del ECU-911”, agregó.

La tercera alternativa es que el Estado pague la pensión alimenticia y que a su vez el PPL trabaje temporalmente para el Estado. “Nos está saliendo más caro, mucho más caro, tener a esta persona presa que lo que debe pagar por pensiones (…) nos cuesta tres veces más”, dijo.

Por ejemplo, el PPL puede trabajar en el mantenimiento de vías, caminos, etc. para así devengar esos recursos hasta que encuentre un trabajo estable y pueda cumplir con sus obligaciones; buscando sobre todo el bienestar de los menores. “Va a ser un trabajo de baja remuneración y temporal”, dijo.

La pensión promedio que se adeuda es de 5.3 dólares diarios, es decir 160 dólares por mes, mientras un PPL le cuesta el Estado 450 dólares al mes, casi el triple. “¿Tiene esto algún sentido? Esto es un absurdo”, aseveró el Presidente.

Con la realidad actual de la rehabilitación social en Ecuador, se desmitifica la idea de que el Código Integral Penal es un instrumento represivo, como tantas veces repitieron los sectores de la oposición. “Prohibido olvidar, no dejen que abusen de su buen corazón y su mala memoria, ahora si tenemos un sistema de rehabilitación social”, finalizó. (El Ciudadano/La Nación)