Economía

El Gobierno corre contra el tiempo para contratar energía

Una carrera contra el reloj. El Gobierno de Daniel Noboa busca agilizar los procesos de contratación pública de energía, para cubrir el déficit que tiene el país por la falta de lluvias en las centrales hidroeléctricas.

La grave situación ha desembocado en una crisis energética sin precedentes para Ecuador, en palabras de las mismas autoridades.

La situación ha llevado a que el déficit de energía llegue a 1.000 megavatios de potencia, lo que representa el 22 % de la demanda de energía del país. Esto ha implicado que haya cortes de energía de hasta ocho horas en algunas zonas del territorio ecuatoriano.

Mientras los embalses se estabilizan gracias a las lluvias, lo cual ha reducido en algunas provincias los cortes, el Gobierno busca contratar suministro eléctrico de emergencia.

Entre las alternativas que se analizan está la contratación de barcazas y se promoverá que el sector privado instale nueva generación de energía, para lo cual se busca facilitar la compra de gas natural. La Agencia de Regulación y Control de la Energía y los Recursos Naturales No Renovables (ARCEMNR) tiene 15 días para aprobar una nueva regulación. Asimismo, la entidad deberá cambiar las reglas para agilizar la contratación de energía solar.

De todas esas propuestas, las barcazas son las que podrían generar más electricidad de manera rápida. En términos generales, las barcazas que generan electricidad auxiliar son estructuras flotantes equipadas con sistemas de generación de electricidad diseñados para proporcionar energía adicional o de respaldo, en lugares donde la infraestructura eléctrica es limitada o inexistente, como actualmente es el caso de Ecuador.

“No son las antiguas barcazas que, prácticamente, eran barcazas con generadores arriba, sino son barcos generadores”, aclaró el ministro de Energía encargado, Roberto Luque, quien precisó que han “desempolvado” propuestas anteriores y, según el estudio de mercado, el proceso de contratación puede demorar entre 15 y 20 días.

Uno de los problemas, según Luque, es que las propuestas anteriores “están muy dispersas”. “Hay unos oferentes que proponen dos o tres barcazas con una generación de 300 o 400 ‘megas’ (megavatios). Los plazos no están bien establecidos, los precios no están bien establecidos. No son comparables unas ofertas con las otras”, reveló el encargado de Energía.

Luque dijo que ahora se busca estandarizar la información de las ofertas para que puedan ser comparables y así tomar la mejor decisión. Él ya se ha reunido con tres empresas. El financiamiento dependerá del Ministerio de Economía y Finanzas y se espera que el país cierre pronto un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Este proceso puede tener ciertos inconvenientes, a decir de expertos, como licencias ambientales, tramitología y costos. El Gobierno de Guillermo Lasso tropezó con algunos de esos problemas, según especialistas. Además, los precios pueden subir debido a que en la región, Colombia y Venezuela atraviesan por el mismo problema.

Para Mauro Intriago, experto en temas eléctricos, el plan gubernamental de contratar barcazas puede afrontar dos puntos críticos:los permisos ambientales y el dinero, indispensable para cubrir los pagos de garantías que requieren las empresas que brindan el servicio.

“El anterior Gobierno también intentó traer barcazas y falló justamente por la tramitología (…) Sería interesantísimo conocer por qué fracasaron en el anterior Gobierno esas contrataciones, porque tuvieron adelantadas las negociaciones”, advirtió Intriago.

Para Hugo Arcos, catedrático de Electricidad de la Escuela Politécnica Nacional, uno de los aspectos claves de este proceso será la transparencia para conocer el costo-beneficio de la solución, sobre todo cuánto costará la generación.

Los gastos en generación dependerán del tipo de combustible que utilicen las barcazas. Al país, según Arcos, le convendría que sean embarcaciones que operen con fueloil, combustible que produce Ecuador en sus refinerías.

Fuente: Kch