Actualidad

El Gobierno coordina la logística humanitaria con planeación y control

El Gobierno, conjuntamente con varios ministerios, tiene la logística requerida de manera integral, para apoyar las acciones de respuesta, para actuar de manera rápida, ágil y efectiva.

QUITO. Tras el terremoto ocurrido el pasado 16 de abril, el cual ha dejado 654 muertos, 58 desaparecidos, 113 rescatados con vida y 25.640 personas albergadas, la Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR) ha elaborado un informe situacional, el cual servirá para la realización de la planeación y distribución de la ayuda humanitaria en las provincias más afectadas por el terremoto -Manabí y Esmeraldas-.

Para ello, se ejecuta de manera sistemática, utilizando sistemas de información, análisis de las zonas afectadas, rutas, entre otras fases que integran el proceso de ayuda en esta emergencia, permitiendo hasta el momento entregar 41.796 kit de alimentos.

Es preciso señalar que la logística en la recopilación y organización de la ayuda humanitaria se ha coordinado desde el COE nacional y provincial con la planeación del Ministerio Coordinador de Seguridad. La entrega rápida y efectiva de estos recursos a la población afectada está bajo la responsabilidad del Ministerio de Inclusión Económica y Social, conjuntamente con las Fuerzas Armadas.

Además de que la fase de respuesta inmediata se desarrolla normalmente, existe una cadena de abasto con fuentes de suministros disponibles y una red de transporte ya establecida, distribuyendo la ayuda de humanitaria en sectores afectados, así como también a las personas ubicadas en 39 albergues permanentes y 64 albergues temporales beneficiando en estos sitios a 6804 familias, de igual forma se atiende a 957 personas con discapacidad.

Adicionalmente, el Gobierno, conjuntamente con varios ministerios, tiene la logística requerida de manera integral, para apoyar las acciones de respuesta, para actuar de manera rápida, ágil y efectiva.

Mientras que la movilización del personal y del material necesario ha permitido brindar asistencia en actividades relacionadas con la evacuación de heridos o la reubicación de poblaciones afectadas por el terremoto. (VCV/La Nación)