Ciencia

¿El gas de la risa como tratamiento contra la depresión?

El óxido nitroso podría ser de gran utilidad como un tratamiento potencial contra la depresión severa en pacientes cuyos síntomas no cesan ante las terapias estándar.

ESTADOS UNIDOS. El óxido nitroso (gas de la risa) ha sido empleado como anestésico en medicina y odontología desde hace siglo y medio. Ahora, unos investigadores están evaluando el uso de óxido nitroso para tratar la depresión.

 El estudio piloto, llevado a cabo en la Escuela de Medicina de la Universidad Washington en San Luis de Misuri, Estados Unidos, es, hasta donde se sabe, la primera investigación en la cual a los pacientes con depresión se les ha tratado con óxido nitroso y los resultados han sido alentadores.

En 20 pacientes con depresión resistente a los tratamientos clínicos comunes, el equipo de Peter Nagele, Charles R. Conway y Charles F. Zorumski constató que dos tercios experimentaron una mejoría de los síntomas después de recibir el óxido nitroso. En comparación, solo un tercio de los mismos pacientes declaró una mejoría de los síntomas después del tratamiento con un placebo.

Hasta un tercio de los pacientes con depresión clínica no experimentan mejora al ser sometidos a los tratamientos convencionales, lo que ilustra hasta qué punto es vital  desarrollar terapias más eficaces. El gas de la risa es atractivo para terapias debido a que sus efectos secundarios son limitados (los más comunes son náuseas y vómitos) y abandona el cuerpo muy rápidamente después de que la persona deja de respirar dicho gas.

Es por eso que los autores del nuevo estudio creen que la mejoría en los síntomas un día después del tratamiento es real y no un efecto directo del óxido nitroso. También tienen constancia de que las mejoras persistieron durante al menos una semana en algunos pacientes.

Por supuesto, habrá que investigar más antes de poder validar con toda certeza el hallazgo y la idoneidad del óxido nitroso como antidepresivo, pero los autores del estudio piensan que las perspectivas son muy halagüeñas y que la terapia con óxido nitroso podría finalmente ayudar a muchas personas con depresión. (Internet/ La Nación)