Opinión

El futuro gobierno de Alberto se va tiñiendo de cristinismo