Ciencia

El funcionamiento del Launch control en el automóvil

El Launch Control es un eficaz software que provoca una aceleración desde parado de forma eficaz y eficiente.

EE.UU. En los últimos años, nos estamos acostumbrando a ver como se acortan los tiempos en las carreras de aceleración. Ya se puede disfrutar de numerosos coches en el mercado que se encuentran en la horquilla de 3-5 segundos en el 0-100 km/h. Obviamente, numerosos factores influyen para conseguir dichas marcas como la potencia, el peso y el coeficiente aerodinámico (Cx).

Con el paso del tiempo, han surgido nuevos dispositivos y mejoras a nivel de software y componentes que han provocado incrementar la eficiencia y la consecución de mejores registros para adaptarse a los tiempos actuales. Como la mayoría de las innovaciones, comienza a ponerse en la práctica en los modelos más representativos y con mayor precio. Además, suerte es poder disfrutarlos en el equipamiento de serie, puesto que en la mayoría de ocasiones no ocurre así.

Una innovación que ha escapado a esta tendencia es el denominado Launch Control, con el cual se produce una mejora de las prestaciones en los primeros metros, permitiendo un control en la salida que tiene sus consecuencias en unos mejores tiempos frente al cronómetro.

Es una ayuda electrónica que permite al conductor no perder tracción al apretar el acelerador ante una salida. Es un software que actúa sobre el acelerador teniendo en cuenta la configuración del motor del vehículo. Es capaz de determinar la potencia adecuada que el motor debe enviar al eje motriz si es tracción a dos ruedas o a los ejes motrices si se está ante un coche 4×4. Por ello, es un programa muy eficaz para conseguir una salida sin derrapaje, evitando la pérdida de adherencia en los primeros metros.

Este sistema, al igual que numerosas innovaciones, ha sido trasladado del mundo de la competición al coche de calle. Marcas como Porsche, Ferrari o Lamborghini llevan años empleándolo en sus modelos. Pese a llevar algunos años en funcionamiento, aún está teniendo un crecimiento lento entre los coches populares. Aún así, este software está llegando cada vez más a segmentos más bajos, como por ejemplo a los Alfa Romeo Giulietta y Mito Quadrifoglio verde (QV). (Internet/La Nación)