Opinión

EL “FENÓMENO BUKELE” EN EL SALVADOR…

Por: Mario Ponce Lavalle – Quito

 

La República de El Salvador -el país más pequeño en territorio de Latinoamérica no insular, con 6,3 M/ habitantes- celebró el 4 de febrero pasado, unas expectantes elecciones generales, con la presencia de 650 veedores internacionales -los de la OEA y UE incluidos- y más de 2.300 fiscalizadores nacionales.

Esta elección, tenía los ojos del mundo democrático puestos sobre ella, debido a ser la primera, luego del fuerte, drástico, y exitoso, proceso de pacificación del país, que habiendo tenido una tasa de 103 homicidios por cada 100 mil habitantes en 2015 -la MÁS ALTA DEL MUNDO- cerró 2023, con una de 3,07 -la menor en toda Latinoamérica- según lo declaró el presidente Bukele.

Este éxito INDISCUTIBLE- de pacificación del país, tuvo asidero en un PROCESO PLENAMENTE DEMOCRÁTICO, logrado por el gobierno de Bukele -que incluyó el otorgamiento de Poderes Especiales dentro de un Estado de Excepción, otorgado por el Congreso de El Salvador- y la construcción de una mega-cárcel de alta seguridad para 40 mil reclusos, ejecutada en solo 7 meses…

Y por supuesto, la decisión política, de que, haciendo uso de esos Poderes Especiales, se CAPTURÓ EN CORTISIMO TIEMPO, a más de 70 mil bandoleros y criminales, miembros de las Maras: pandillas de sanguinarios asesinos, extorsionadores, y vacunadores, ¡que hacían de las suyas en una tierra de nadie…! ¡Hasta que llegó Bukele!

Por lo tanto, NO ES DE EXTRAÑAR, que su contundente popularidad y aceptación, le haya permitido REBASAR EL 85% de los votos a su favor, y que el más cercano contendiente de los 5 que tuvo, no lograra ni el 7% de preferencias…

Mientras que, en la conformación del Congreso, ¡lograría! 58 de los 60 curules…! ¡Algo INÉDITO en los registros de la democracia occidental…!

No será fácil para el reelecto presidente, “manejar” un éxito de estas proporciones… pues ahora, el gran reto será: mejorar sustancialmente, la economía y crecimiento de un país que durante muchos años vivió “enclaustrado y acoquinado” por las mafias… y hoy deberá empezar a producir… Pero, habiendo ya ha pasado lo más duro, hoy TIENE LA OBLIGACIÓN DE ACERTAR, bajo un régimen de un casi Partido único, constitucionalmente obtenido; a diferencia de varios sátrapas infelices, como son: Ortega, Maduro, y Díaz-Canel, en Nicaragua, Venezuela y Cuba, quienes “encarcelan, matan o anulan a sus competidores democráticos, ¡para “poder ganar” …! ¡Infelices!

Ha hecho bien el gobierno ecuatoriano, en felicitar inmediatamente al presidente Bukele por su triunfo; uniéndose a los gobiernos de México, Guatemala, Panamá, EE. UU., la Unión Europea, Argentina, Perú, Honduras y Paraguay, y apartándose así, del grupejo de las “viudas plañideras chavistas”, que tienen la osadía de criticar a esta gesta democrática…

Finalmente, hay que preguntar a todos aquellos taimados, que bajo el cántico de defender los DDHH, critican la “solución Bukele” en El Salvador…

A ellos hay que preguntarles: ¿Dónde estaban, y por qué mantenían su boca bien cerrada, mientras las Maras asesinaban a miles y miles de salvadoreños diariamente…? ¿Es que los criminales deben tener DDHH por sobre los DDHH de la ciudadanía no delictiva…?

La PRINCIPAL OBLIGACIÓN de un gobierno democrático, es PRESERVAR LA VIDA de sus ciudadanos…
No importa que el enemigo sea un virus, una sarta de asesinos, o el libre tráfico de drogas que matan… Para esos, no debe haber consideraciones, ¡porque son monstruos a los que hay que erradicar…! sea como sea…! ¿Estamos…?