Internacional

El estrecho corredor de Chile

Mientras sucedía el 18-O leía el libro de Acemoglu y Robinson “The Narrow Corridor” (complemento a su libro “Why Nations Fail”). La hipótesis central es que sociedades que garanticen libertad, equidad y prosperidad son fundamentalmente inestables y operan en un “estrecho corredor”, donde se equilibran un Estado capaz y una sociedad civil activa. La sociedad civil empuja al Estado a respetar y expandir sus derechos y limita al Estado para que no se sirva a sí mismo. A su vez, las instituciones estatales ayudan a la sociedad para asumir deberes, resolver conflictos y potenciar la colaboración. Eso requiere un Estado impersonal, inclusivo y capaz.

Esta tensión creativa es la que lleva a la prosperidad, pero genera conflictos. Hay varios ejemplos donde la sociedad civil ha protestado de un modo similar a lo hemos visto en Chile. Pensemos en la lucha por los derechos civiles en EE.UU., sus cambios institucionales y la prosperidad que esto generó (mayor equidad y crecimiento económico al aprovechar talento perdido, como documenta Hsieh et al, 2019).

Todo se juega en cómo el Estado es capaz de responder a estas tensiones. Las sociedades que se mantienen en el estrecho corredor resuelven estos conflictos mejorando sus instituciones. Así, los autores argumentan que la crisis institucional de Chile que condujo a la dictadura militar es justamente un ejemplo de no saber manejar bien resolver el conflicto. Resolución que implica ceder y llegar a acuerdos entre grupos, hacer cambios, avances, pero hacerlo desde las instituciones.

 

 

 

 

LA TERCERA