Economía

El Estado ecuatoriano tiene pérdidas de USD 266 millones en robo de energía, según CNEL

Johana Tomalá, gerenta general de CNEL, indicó que el año pasado la entidad no facturó el 19 % de la distribución de energía, tanto por robo de energía y por fallas en la transmisión de electricidad.

Los apagones, que este año volvieron hace dos semanas, y que han causado pérdidas económicas diarias calculadas en 72 millones de dólares en el sector productivo del país, según el ministro de Energía encargado Roberto Luque, no son el único perjuicio que afecta al Estado.

La Corporación Nacional de Electricidad (CNEL) que opera en al menos 9 provincias del país y tiene 11 distribuidoras de energía, reportó que al término del 2023 sus operaciones generaron pérdidas por 266 millones de dólares, debido al robo de electricidad y la ineficiencia en el sistema de reparto.

Johana Tomalá, gerenta general de CNEL, indicó que por estos motivos, el año pasado la entidad no facturó el 19 % de la distribución, equivalente a algo más de 2.600 gigavatios hora.

«Las pérdidas se dividen entre pérdidas técnicas y no técnicas o comerciales. Las técnicas son las que se originan en las líneas de transmisión o distribución (..,) las no técnicas son las que se generan por robos o hurto de energía, o fraudes y alteraciones de los medidores», comentó.

Tomalá indicó que CNEL tiene 2.7 millones de usuarios y que de esos, 600 000 están ubicados en zonas peligrosas, invasiones y sectores rurales en los que difícilmente se puede controlar el consumo. Esto mayormente ocurre en cinco provincias del país:

  1. Santa Elena
  2. El Oro
  3. Manabí
  4. Esmeraldas
  5. Guayaquil (Guayas)

«Lamentablemente se nos hace muy complicado trabajar operativamente para poder hacer las revisiones respectivas», comentó Tomalá.

Ángel Recalde docente de la Facultad de Ingeniería en Electricidad y Computación de la Escuela Politécnica del Litoral (Espol) señala que la falta de un catastro detallado de clientes y monitoreo sectorizado de consumo, facilita el robo de energía.

«Hay usuarios que deciden hacer un puente directamente en un medidor contra la ley, pues rompen en el sello. Hay medidores que no valen, hay clientes que no lo han actualizado. El catastro no está actualizado lo suficiente», comentó.

Pese a que con ayuda de la fuerza pública el personal de CNEL ingresa a zonas peligrosas a desconectar las redes clandestinas, los integrantes de bandas narco criminales que controlan esos sitios vuelven a conectarlas y con eso, las pérdidas de electricidad siguen aumentando en el país.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com