Ciencia

El ejercicio minimiza las lesiones por caídas en los mayores, pero solo en los varones

El riesgo de sufrir una lesión grave a causa de una caída se reduce en hasta un 38% gracias al ejercicio en los mayores de 70 años

ESPAÑA. No cabe ninguna duda de que el ejercicio físico es bueno a cualquier edad. Y es que la actividad física previene la aparición de numerosas enfermedades, por no decir de prácticamente ‘todas’ las enfermedades. Es más; también previene las caídas, y por tanto las fracturas óseas y las hospitalizaciones, en las personas mayores. Un aspecto a tener en cuenta dado que hasta una tercera parte de los mayores de 70 años sufre caídas, el 10% de las mismas de carácter grave. Y según muestra un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Yale en New Haven (EE.UU.), el ejercicio también reduce las lesiones graves por caídas en las personas de más de 70 años, si bien el beneficio se limita sólo a los varones.

Como explica Thomas M. Gill, director de esta investigación publicada en la revista «The BMJ», «nuestros resultados mostraron que los programas de actividad física eran más efectivos a la hora de reducir la tasa de lesiones graves por caídas en los varones que en las mujeres».
Menos caídas y menos lesiones graves

Para llevar a cabo la investigación, los autores analizaron los historiales médicos de un total de 1.635 personas con edades comprendidas entre los 70 y los 89 años e incluidas en el ‘Estudio sobre Intervenciones en el Estilo de Vida e Independencia en Personas Mayores’ (Estudio LIFE), trabajo que compara los beneficios a largo plazo asociados al ejercicio físico y al sedentarismo en esta población y en el que participan ocho centros de investigación estadounidenses.

Como refiere Thomas Gill, «ya sabemos que la actividad física ayuda a reducir las caídas, pero las evidencias que mostraban que el ejercicio también previene las lesiones por caídas han sido insuficientes».

El programa de actividad física del estudio contemplaba ejercicios de fuerza, flexibilidad y entrenamiento del equilibrio, así como caminar a un ritmo moderado.

Los resultados mostraron que, frente al sedentarismo,el ejercicio físico se asociaba con una reducción del 38% de las lesiones serias por caídas en los varones, así como con diminuciones del 53% y del 59% de las tasas de fracturas óseas por caídas y de las hospitalizaciones por lesiones ocasionadas por una caída en la población masculina.

Sin embargo, estos beneficios asociados a la actividad física no se observaron en el caso de las mujeres.

¿Por qué no en mujeres?

Pero, ¿cómo se explica que el ejercicio físico no ayude a minimizar la gravedad de las lesiones por caídas en la población femenina? Pues quizás porque el nivel de intensidad del ejercicio fue notablemente mayor en el caso de los varones. Un incremento de la intensidad que fue totalmente voluntario –el programa de ejercicio era similar para ambos sexos– y que resultó en que, en su conjunto, los varones participantes lograran mejorías más significativas en su equilibrio y fuerza muscular.

Sea como fuere, destacan los autores, «mezclando los datos obtenidos tanto de las mujeres como de los varones, los resultados sugieren que el ejercicio moderado puede ser la receta para prevenir las caídas que pueden cambiar la vida de las personas mayores». (ABC.ES/La Nación)