Opinión

El dulce negocio de los productos sin gluten

Una joven ambateña ha logrado conquistar el paladar de los guayaquileños con sus dulces.

GUAYAQUIL. Los productos sin gluten, aquellos que por su aroma y sabor permiten recordar la cocina familiar, se han convertido un  gran negocio. Caramell Gluten Free es un excelente ejemplo, pues son un buen acompañante de la lonchera, el desayuno o el café en la tarde.

Así nació esta marca. Ana Batallas, propietaria de Caramell Gluten Free, no tiene un local para exhibir los productos, ya que las ventas a través de sus redes sociales twitter @caramellgf, facebook Caramell Gluten Free e Instagram @CaramellGlultenfree respectivamente, cuentan con una muy buena acogida.

Esta microempresa nació cuando tras varios análisis realizados a esta joven de 33 años, le detectaron hace unos tres años una enfermedad celíaca antes de mudarse a Guayaquil. Esta deficiencia en su intestino le impide consumir alimentos con gluten, que se encuentra comúnmente en el trigo, en la cebada, en el centeno y en la avena.

Así  esta ambateña radicada en Guayaquil hace tres años comenzó a tener más cuidado con lo que consumía. Así, leyendo recetas en Internet para preparar alimentos libres de gluten y con la ayuda y enseñanza de su suegra, Patricia Larrea, empezó a preparar postres, siendo este el inicio de un gran negocio.

Esta abogada de profesión tuvo una inversión aproximada de $ 4 mil, dinero que utilizó para comprar varios materiales y comenzar a preparar brownies, varios tipos de galletas, pie de limón, pancakes, cheesecakes, selva negra, tentación de chocolate, hotcakes entre otros. Los precios de estos oscilan entre $1 y $35, dependiendo del dulce a escoger.

Ana destaca que comenzó a preparar estos ‘manjares’ porque se considera una persona amante a los dulces. Uno de los productos que más le agradan son las tortas y los negritos, dulces que son elaborados en su casa ubicada en la urbanización Central Park,   vía a Samborondón.

Para poder consumir estos manjares, Ana elabora su propia harina de arroz, de garbanzo y de otros productos, que en algunos de los casos son enviados desde su tierra natal por sus familiares.

Caramell Gluten Free tiene unos cuatrocientos cliente en promedio y lo que más destaca es la paciencia y tenacidad, así se cristalizan los sueños y objetivos.  (AGS/La Nación)