Opinión

El diálogo y la confianza económica

Luis Hidalgo Vernaza

luishidalgov@gye.satnet.net

Por ahora hay dos factores que considero son muy importantes en el futuro del país: El Diálogo que quiere impulsar el gobierno con aquellos sectores que él califica de Buena Fe, y la Confianza Económica que está seriamente afectada por una serie de rumores y por los Proyectos de Ley que si bien están retirados temporalmente, siguen como una espada de Damocles pendiendo sobre la cabeza de los ecuatorianos.

El diálogo es por ahora el plato de todo convite. Para las diferentes organizaciones políticas, de trabajadores e indígenas, existe una gran interrogante: ¿Somos parte de los sectores calificados de Buena Fe? Es clarísimo que NO. Es un clamor general que los únicos que se “sentarán” a dialogar serán los aliados al gobierno, ya que el resto son opositores que con sus movilizaciones causan daño al país por los enfrentamientos violentos.

Se anuncia para el 13 de agosto un paro nacional en el que participarán diferentes agrupaciones indígenas tanto de la Sierra, Amazonía y de la Costa. Las concentraciones se darán desde el 3 de agosto, fecha en la que empezarán a marchar hacia la Capital donde se unirán con otros sectores sociales para desembocar en el paro. Se sostiene que no se busca la caída del gobierno, sino que se ponga un alto a la prepotencia del gobernante, al margen de las exigencias de índole legal, educativa, de tierras, etc.

Para la clase política, esto son los partidos políticos, tienen también claro que no son parte del diálogo. El gobierno dice que la convocatoria es abierta a todos los sectores, pero a su vez indica que son los mismos sectores los que se han excluido, pese a que nunca los han invitado. Todos coinciden en que la única forma de ser escuchados es en las calles, y que lo demás es un diálogo de sordos y que los puntos de vista que no son del agrado del gobierno, jamás serán tomados en cuenta.

Los empresarios del país están catalogados como una clase que está en la Edad Media. Son ricos codiciosos que no les gusta que se hablé de la distribución de la riqueza. Algunos grupos tienen doble moral, con discursos anacrónicos, mediocres y llenos de avaricia. Así que por ahí no veo que haya nada que tratar. Hace 3 meses fueron invitados por el Presidente para escuchar sus propuestas. Se establecieron siete ejes de trabajo que fue el resultante de 37 propuestas, que tuvieron el visto bueno de Correa. Los temas quedaron en nada, sin resultados. No hay apertura, peor credibilidad.

La parte más preocupante es la afectación de la confianza económica. Se están dando una serie de rumores que pueden crear un ambiente que termine en pánico financiero; esto fue sostenido por el propio Presidente en una de sus últimas sabatinas. Se utiliza la mensajería o correos electrónicos, donde en una forma irresponsable se habla de desdolarizacion; del nuevo medio que remplazara al dólar; de un posible feriado bancario, etc. Al país y al Sistema se le hace un daño muy grave.

Es claro que con la caída del precio de petróleo se ha afectado la liquidez de la economía, lo que esta reflejando en una desaceleración de los depósitos. Los depósitos de Ahorros al igual que los a la Vista han bajado, lo que significa que muchas personas está prefiriendo tener su dinero en efectivo, ya sea debajo del colchón o fuera del país pese a tener que pagar el 5%. La razón? Los falsos rumores y las políticas del gobierno en lo que al sistema financiero se refieren. Es necesario que exista confianza tanto a nivel local como en lo que ha inversión extranjera se refiere. Reglas claras para afrontar el futuro que como todos sabemos será de ajuste en la economía, tanto en lo particular, como en lo gubernamental.

La dolarización está en manos del gobierno y en forma especial en las autoridades que manejan la economía del país; ellos serán los responsables directos de lo que pueda acontecer en el futuro. La banca en Ecuador y el Sistema Financiero son sólidos, por lo que las medidas que se dicten tienen que ser tendientes a su mayor fortalecimiento.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.