Deportes

El Deportivo Quito en ‘jaque-mate’

El directivo aseguró que confía que la sanción no se ejecute, debido a la apelación que presentó ante la FIFA.

QUITO. “Mientras esté al frente de la institución haré todo lo posible para defender al Deportivo Quito. Todas las deudas me han caído, me han llegado de todos lados, no sé si alguien quiere que desaparezca a este club”. Y es que el equipo azulgrana continua en ‘terapia intensiva” por las múltiples demandas que ex colaboradores presentan cada semana. Esto sumado a que el Comité Ejecutivo de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) le restará seis puntos y que lo dejará en el penúltimo lugar de la tabla y con la posibilidad de bajar a la Serie B.

A ello se sumará la demanda de Adrián Bone, arquero del Club Deportivo El Nacional, quien anunció que demandará a su ex club, por una cuota adeudada. Y la cadena televisiva Teleamazonas le iniciará el juicio de quiebra. Por estos motivos, el presidente de los azulgranas, Joselito Cobos, hizo un llamado a los ex titulares para que, al menos, colaboren con la documentación de los tantos problemas que dejaron.

“Molesto por todas estas situaciones que heredamos en la institución. Esto nos llegó, esto es una deuda de 2006. He llamado públicamente a los ex dirigentes para llegar a un acuerdo, pero no se ha podido dar. Nos ha tocado afrontar esta situación muy difícil, muy compleja. Diariamente llegan problemas a la institución, pero aquí estamos afrontando para sacar esto adelante”.

Aseguró que la sanción de FIFA supuestamente no llega todavía y en eso basa sus esperanzas de no ser amonestados. “No ha llegado todavía el documento de la FIFA que diga que el Deportivo Quito sea castigado. Nosotros hemos pagado y se debe levantar la sanción. Pagamos los primeros días de marzo, pagamos en mayo y terminamos pagando en septiembre los intereses”.

Por su parte, Bone que estuvo la temporada 2014 en el club quiteño, recalcó que el valor incumplido supera los veinte mil dólares y, aunque aseguró, en una entrevista en radio Área Deportiva, que estuvo dispuesto a solucionar el problema, reduciendo el porcentaje si era cancelado de inmediato, aseveró que no tuvo respuesta positiva.

“La deuda es de $22.000, pero le dije (al presidente Cobo) que si me daba $ 15.000 ese momento quedaba todo saldad, me dijo que era buena idea, pero que esperara 4 meses más, eso es cosa de locos. Yo quiero ayudar a Deportivo Quito, pero él no se deja ayudar, yo ya he esperado mucho, son como ocho meses”, dijo. (DO/La Nación)