Opinión

EL DEPORTE NOS SALVA DE LA DELINCUENCIA POLÍTICA

Antonio Aguirre Medina / Guayaquil
[email protected]

 

 

Mientras el país de la mitad del mundo se sumerge en pesadillas diarias, al irse a dormir uno no puede evitar pensar en los nuevos desaciertos que cometerán nuestros políticos al despertar al día siguiente.

El deporte, aunque modesto, de vez en cuando nos brinda gratificaciones significativas. Por ejemplo, la clasificación a la segunda ronda de las eliminatorias de la Copa América. El próximo rival será Argentina, un adversario difícil y de gran calibre, pero las ilusiones nunca se pierden y siempre se mantiene la esperanza de que puede haber una primera vez. También es gratificante ver los logros en el ciclismo, como el liderazgo de nuestro Campeón Olímpico Richard Carapaz en la vuelta ciclística a Italia, una de las más prestigiosas y valoradas en el mundo. Esto es un fuerte golpe para la dirigencia del ciclismo nacional, quienes lo excluyeron de las próximas Olimpiadas de Francia.

La política sigue sorprendiendo, con un gobierno que parece sin rumbo ni liderazgo, aún sin decidirse a reestructurar el gabinete. Rumores creíbles indican que el Ministro Luque dejará el Ministerio de Transporte y Obras Públicas para seguir en el Ministerio de Energía, lo cual parece una decisión caprichosa que está desaprovechando al mejor Ministro del Gabinete.

Los Ministros de Gobierno, Defensa y Seguridad deberían ser relevados de sus cargos debido a su falta de actividad y determinación. Como dice el pueblo, «no son ni chicha ni limonada».

Cámbielos, joven Presidente, y la Patria junto al Pueblo Soberano os lo agradecerán.