Ciencia

El demonio japonés que se come a los niños que se portan mal antes del Año Nuevo

En la tradición japonesa, los namahage pueden ser la peor pesadilla de todos esos niños que se portaron mal en el año, pero también son portadores de bendiciones.

Los relatos de criaturas sobrenaturales que sólo aparecen durante las fiestas decembrinas son un fenómeno mundial y no, no sólo hablamos de Santa Claus, sino también de aquellos seres que suelen ser malignos para aquellos niños que a lo largo del año no tuvieron un buen comportamiento.

En la tradición japonesa, tal demonio —que en realidad se trata de un ogro de Año Nuevo— se llama Namahage, de origen japonés, en particular de la prefectura de Akita. Ellos bajan de las montañas durante la Nochevieja y visitan cada una de las casas para buscar a aquellos niños que han desobedecido a sus padres para llevárselos consigo a la montaña y comérselos. En caso de que en el hogar que visitan no haya un niño malporado, entonces los namahage bendicen los hogares, protegiéndolos del infortunio como una mala cosecha o alguna enfermedad.

CC