Opinión

El coste de tomar decisiones…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

En efecto, tomar decisiones y que las mismas sean las más acertadas, siempre y en cualquier circunstancia, demanda una enorme responsabilidad, que del mismo modo tendrá consecuencias a favor y en contra.

Pero es indiscutible, que sólo los líderes que han dejado una huella imborrable para la historia asumieron el coste de sus decisiones, y marcaron un punto de inflexión para sus pueblos y movieron el curso de la historia…

La decisión tomada por el Presidente Noboa Azín, este joven presidente ecuatoriano, por supuesto que ha pateado el tablero político mundial, y cuál David, frente al Goliat latino americano, como lo es México, con relación al Ecuador, le ha asestado un piedrazo en pleno rostro, a un gobernante cínico, inepto, hipócrita y alcahuete, de los enemigos que están diezmando al mundo, con sus productos de exportación la DROGA, made in MÉXICO.

Pero lo verdaderamente trascendente de esta decisión, es que pone ante la opinión pública mundial, el abuso de una noble institución EL ASILO, llamada a proteger la vida, libertad y derechos de aquellos ciudadanos del mundo, PERSEGUIDOS POLITICOS Y DE CONCIENCIA, víctimas de tiranos y autoritarios, por  el simple hecho de protestar, oponerse, denunciar crímenes de estado, violaciones, etcétera, pero jamás para proteger a criminales sentenciados por delitos comunes o más grave aún, por delitos contra la administración pública, como son el cohecho, concusión, peculado, asociación ilícita, etcétera…

Y ésto es lo que debe ser parte de la discusión en los foros internacionales, y es lo que lamentablemente no han hecho los embajadores de carrera de nuestra Cancillería ecuatoriana, exponer con firmeza y claridad, las violaciones permanentes de los países que se sienten más poderosos y por lo tanto con patente de corso, con total impunidad para hacer de los sagrados recintos de sus embajadas, refugios de criminales y de narcopolíticos…

¿Qué dijo la comunidad internacional cuando con la complicidad de los funcionarios de la embajada de un país hermano, permitió la fuga de una ciudadana ecuatoriana condenada por actos de corrupción en el servicio público? Absolutamente nada, y por supuesto con su silencio, dieron un aval y sentaron un pésimo precedente, que, para el gobierno ecuatoriano, era imposible dejar que se vuelva a consumar y repetir, tremenda ignominia.

Que se debe respetar la soberanía del Estado representada en la sede de la embajada, por supuesto que así debería ser, en el tanto respeten la soberanía del Estado en donde tienen sus embajadas y funcionarios internacionales… respeto mutuo y recíproco.

El estatus de funcionarios internacionales con inmunidad diplomática no exime de la rendición de cuentas del cometimiento de crímenes, violaciones, que no pueden quedar en la impunidad y sin sanción, en ninguna organización civilizada y de respeto mutuo y recíproco…

¿Qué sería de las relaciones internacionales, si los actores de estas, fuese el intercambio de lazos entre criminales y bandidos? Ciertamente que sería, la peor expresión de barbarie y degradación de todo tipo de principios y respeto a la dignidad, libertad y justicia.

Lo realmente inexplicable por otro lado, es como pueden organismos como la OEA el parlamento europeo permitir, la presencia de un criminal y delincuente, sentenciado no sólo por abusos de fondos públicos, por ordenar el secuestro e intentó de asesinato de Fernando Balda, y que haga uso de micrófonos, ¿para él de manera pública exigir sanciones en contra de su país de origen?

Un criminal abogando por otro criminal, que vergüenza y que cinismo… cuando debieron ordenar su expulsión, capturarlo y deportarlo al Ecuador para que pague sus crímenes…

¿Es que ahora los principios y valores que han sido los sustentos para que existan organizaciones como la ONU, OEA, Parlamento Europeo, etcétera, se han convertido en extensiones de partidos y organizaciones políticas e ideológicas?

El Presidente Ecuatoriano, por tomar decisiones, ya es parte del cambio y ha comenzado a escribir su propia historia a nivel mundial, ése es el coste por tomar decisiones, que sólo los verdaderos líderes, tienen el valor y el coraje, para dejar su huella indeleble en la historia, y cargar su propia cruz.

Semper Fi.