Actualidad

¿El correísmo se infiltró en el Gobierno?

El periodista Martín Pallares reveló información sobre la posible colaboración de exfuncionarios del correísmo con el gobierno del presidente, Daniel Noboa. Pallares se refirió específicamente a Fausto Jarrín, exabogado de Rafael Correa y exasambleísta del correísmo, quien supuestamente está trabajando como asesor en el Ministerio de Gobierno.

Pallares explicó en una entrevista en el programa Notimundo, que lleva más de un mes recibiendo información de diversas fuentes sobre la presencia de Jarrín en reuniones con altos funcionarios del gobierno, incluyendo al ministro de Gobierno y al viceministro Esteban Torres.

«Recibí información de varias personas que habían estado con él en reuniones, y personalmente lo vi saliendo de un restaurante tras una reunión con Esteban Torres y el ministro de Gobierno», comentó Pallares.

La denuncia de Pallares, que fue inicialmente publicada en su cuenta de Twitter, se centra en la falta de transparencia del gobierno respecto a la presencia de Jarrín, quien tiene un pasado polémico y vínculos estrechos con el correísmo.

«Fausto Jarrín es un personaje muy vinculado al ala más polémica del correísmo. Me llamó mucho la atención que ahora esté ayudando al gobierno de Noboa», añadió Pallares.

Higuera cuestionó a Pallares sobre la aparente contradicción entre las declaraciones de Torres sobre la desestabilización del gobierno desde la Asamblea Nacional y la colaboración con Jarrín. Pallares respondió señalando la falta de transparencia y coherencia del gobierno.

«Si los funcionarios del gobierno fueran transparentes e informaran sobre la presencia de estos personajes, quizás no tendríamos tantas dudas», afirmó.

La entrevista también destacó la falta de respuesta oficial por parte del viceministro Esteban Torres. Pallares recordó un caso anterior en el que Torres fue visto en una reunión con los hermanos Saquicela, sin ofrecer explicaciones al respecto. «El silencio es una falta de responsabilidad pública. Un funcionario público tiene que dar cuentas de todas las cosas que hace en el ámbito público», subrayó Pallares.

Finalmente, Pallares expresó su preocupación por los posibles riesgos de tener a Jarrín, con su pasado y relaciones, en una posición de asesoría en inteligencia. «No le confiaría la inteligencia a una persona con esos antecedentes», concluyó.