Actualidad

El correísmo acapara el poder en la Asamblea y el Gobierno pierde espacio de negociación

La nueva coyuntura le podría obligar al Gobierno a empezar a buscar consensos para lograr la gobernabilidad.

Desde este 21 de julio de 2022, el bloque de la Unión por la Esperanza (UNES) y el ala rebelde del movimiento Pachakutik (PK) tienen el control político de la Asamblea Nacional. El primer golpe de la nueva mayoría se dio con la Ley de Comunicación.

Marcela Holguín (UNES) y Darwin Pereira (Pachakutik) fueron designados  con 90 y 93 votos respectivamente, para ocupar la primera y segunda vicepresidencias del Legislativo. Además de los votos de sus agrupaciones políticas, ambas autoridades recibieron respaldos del Partido Social Cristiano (PSC), de los disidentes de la Izquierda  Democrática (ID), varios independientes e incluso algunos orgánicos de PK. 

Esta nueva coyuntura obligará al Gobierno del presidente Guillermo Lasso a buscar consensos con sus opositores para lograr la gobernabilidad en los siguientes dos años y 10 meses que le quedan de mandato.

La coalición oficialista agrupada en el Bancada del Acuerdo Nacional (BAN-CREO), también perdió fuerza en el Consejo de Administración de la Legislatura (CAL).    Dicha instancia está presidida por Virgilio Saquicela (exBAN), Holguín (UNES), Pereira (PK rebelde), Esteban Torres (PSC), Natalie Arias (BAN-CREO), Ronny Aleaga (UNES) y Johanna Moreira (ID disidente).

 Nuevos escenarios

Esta nueva configuración en la función Legislativa lleva a sociólogos y consultores políticos a avizorar varios escenarios. El principal es la recuperación del correísmo,  y  los llamados a juicios políticos contra ministros.  El forcejeo también vendrá del lado de la revisión de leyes como la reforma tributaria.

Simón Ordóñez, sociólogo, cree que el proyecto de buscar la impunidad para quienes están en Bélgica, y sus “secuaces” en Ecuador, se fortalece con la nueva mayoría.  A esto se suma que Ronny Aleaga identificado con el grupo Lating King sea parte del CAL.  “Para el país es grave que grupos de estas características que trataron de dar un golpe de estado hayan vuelto a tomar en su totalidad el control de la Asamblea”, alertó.

“Fuera de toda duda hay un control absolutamente mafioso de la Asamblea, no solo en sus prácticas, sino de personas que están dentro de la estructura de mando del Legislativo”, afirmó Ordóñez.

Mientras que, para el Gobierno, dada su falta de gestión y “posición timorata” frente al desenvolvimiento político se le vienen días complejos porque con la toma de la Asamblea, también vendrá la del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs) y por ende de las autoridades de control.

El sociólogo insistió que el Gobierno tiene un futuro complicado y, al parecer, no estaría en capacidad de hacer frente a eso. Cada vez más es un régimen secuestrado y chantajeado por la Asamblea. Si a eso se suma lo que ocurre con el movimiento indígena,  el panorama es difícil.

En estas condiciones, el margen de negociación desde el Ejecutivo sería mínimo. En ese caso, opinó,  tendría que volver a pensar en el mecanismo de la “muerte cruzada”  (anticipar elecciones).

PACHAKUTIK. Darwin Pereira, segundo vicepresidente.
PACHAKUTIK. Darwin Pereira, segundo vicepresidente.

‘Ingobernabilidad’

Para Natalia Sierra, politóloga y docente universitaria, si no existe la posibilidad de que el Ejecutivo y el Legislativo acuerden una política “racional”, a mediano plazo se verá una “absoluta ingobernabilidad” que generará más problemas en la sociedad. En medio de la incapacidad de llegar a acuerdos, las demandas sociales  podrían quedar aplazadas.

Sugirió que las  negociaciones que  se emprendan deben ir en función de beneficiar a la sociedad y no a los partidos.  Entre los temas que se deben observar  están la inseguridad  y la violencia generalizada no solo en las cárceles, sino en los barrios populares.  Sierra puntualizó que esto solo se resuelve con políticas que generen empleo, asistencia social, y fortaleciendo la institucionalidad.

Discurso de Holguín

En su discurso de posesión, Marcel Holguín dijo que desde su cargo trabajará para exigir transparencia, verdad,  que no habrá impunidad, y que representará y trabajará por los “sin trabajo”, por los animalistas, y por los olvidados.  Según la asambleísta, en el régimen de Rafael Correa, el Ecuador era uno de los países más seguros de la región, y “agradeció a sus compañeros perseguidos, encarcelados y desterrados, pero les dijo que pronto habrá justicia”.   (SC)

Nueva mayoría aprobó Ley de Comunicación

La nueva mayoría de la Asamblea aprobó con 75 votos en segundo y definitivo debate el informe de minoría que propuso una reforma a la Ley Orgánica de Comunicación.

Eliminar la opinión como parte del derecho a la libertad de expresión, derogar todo el contenido incluido en la Ley vigente respecto a autorregulación de medios, atribuir responsabilidades civiles por expresarse y opinar libremente, y ampliar la censura previa para privados. Esos son algunos temas que constan en el informe de minoría que fue aprobado ayer.

Además se reitera el papel de un Estado que controla e interviene en los medios de comunicación y en el trabajo de los periodistas.  Juan Fernando Flores (BAN-CREO) advirtió que el informe de minoría no reúne los requisitos de técnica legislativa, es regresivo en derechos y por con ello se regresa a la “ley mordaza”.

 

 

Diario La Hora