Economía

El consumo de la gasolina súper cayó casi un 40% a nivel nacional

La eliminación liberalización del precio de la gasolina Súper, en vigencia desde diciembre 2018, ha provocado una caída en el consumo y la oferta de ese combustible.

Así, la demanda cayó 38,32%, pasando de 2,3 millones de barriles en 2018 a 1,4 millones de barriles en 2019, de acuerdo con las últimas cifras de Petroecuador. En el caso de la oferta también ocurrió una fuerte reducción del 35,49%, pasando de 2,45 millones a 1,58 millones de barriles.

En la Refinería de La Libertad, la producción de gasolina Súper disminuyó 25,43%, de 39.000 barriles, en la primera mitad de 2018, a 29.000 barriles entre enero y junio de este año.

Según las cifras del Banco Central y de Petroecuador, los consumidores han migrado hacia la gasolina Extra, con una calidad inferior de 85 octanos, y hacia la gasolina Ecopaís, que es una mezcla de Extra con un componente de 5% de etanol.

La oferta de Extra aumentó 7,8% en 2019, pasando de 5,98 millones a 6,45 millones de barriles. Mientras que la Ecopaís creció 9%, desde una oferta de 6,39 millones a 6,97 millones de barriles

El Decreto Ejecutivo 490 eliminó el subsidio a la gasolina súper; mientras que el Decreto 619 liberó el precio de este combustible desde diciembre de 2018.

Para agosto de 2019, el precio al público se ubicó entre los $2,95, en las gasolineras de Petroecuador; y $3,05 por galón, en las gasolineras privadas.

Ingreso de distribuidores bajó

Francisco Silva, vicepresidente de la Cámara Nacional de Distribuidores de Derivados de Combustibles, explicó que la caída del consumo de la gasolina súper les preocupa mucho, debido a que sus ventas e ingresos se han visto afectados de manera importante.

“Nos preocupa mucho porque, si bien la medida nacional es una reducción de casi el 40% en el consumo, eso solo aplica en las grandes ciudades. En las ciudades pequeñas y medianas la reducción es de al menos el 50%”, dijo.

Esto se tradujo en la caída de los ingresos de entre 15% al 20%. Por ejemplo, en una estación de servicio de una ciudad pequeña, antes se vendía entre 8.000 a 10.000 galones diarios de súper, y ahora solo se comercian entre 4.000 y 5.000 galones.

Para enfrentar esta crisis, el sector de los distribuidores ha propuestas al gobierno varias alternativas. Por un lado, se ha solicitado la posibilidad de importar dispensadores y mezcladores, con el fin de generar un producto intermedio entre la extra y súper. Por otro lado, se ha pedido la revisión del margen de ganancia, que se ha mantenido congelado por 16 años.

Con la revisión del margen de ganancia, según Silva, se podría generar 4.500 empleos directos, e invertir en nueva tanquería, que en la mayoría de los casos tiene más de 20 años.

“Desde el principio advertimos al gobierno que se debía quitar a la par el subsidio de la gasolina extra y súper, con el fin de evitar la migración en el consumo. Si no hay respuestas del gobierno, tendremos que tomar medidas drásticas como eliminar el turno de atención a partir de las 10 de la noche; o evolucionar a estaciones de servicio self service”, concluyó. (La Hora)