Opinión

El complicado juego electoral ucraniano

Moscú,  (Prensa Latina) En un complicado juego electoral, 39 candidatos presidenciales ucranianos se preparan hoy para una contienda llena de irregularidades, trampas y engaños con miras a buscar un ganador con tareas difíciles de resolver.
A distancia y con apuestas hechas en varios participantes a la vez en el tablero electoral, se sitúan oligarcas como Rinat Ajmetov o Vladimir Kolomolsky, mientras el electorado disfruta del derecho a votar, sin que ello presuponga decidir destinos.

La mayoría de los analistas sitúa al comediante y showman Vladimir Zelensky como un seguro participante en una casi inevitable segunda vuelta, tras los comicios del 31 de marzo.

Zelensky, de acuerdo con las más recientes encuestas, supera el 24 por ciento de los votos, por encima del actual mandatario Piotro Poroshenko, quien casi empata en 17 puntos con la exprimera ministra Yulia Timosehenko, en una segunda posición.

El representante del Bloque Opositor-Por la vida, Yuri Boiko, y el exministro de Defensa y líder de Posición Cívica, Anatoly Gritsenko, completan el cuarteto de posibles aspirantes para enfrentar a Zelensky en el boletaje.

Una serie aparecida en 2015, ‘Sluga Naroda’ (Servidor del pueblo), sirvió de base para lanzar al estrellato político a Zelensky, quien interpreta al profesor de historia Vasili Goloborodsky, convertido en Presidente de pura casualidad.

Según los expertos, el electorado busca no solo nuevas caras, sino personas sin relación con lo que llaman en Ucrania Politikum, es decir, los turbios negocios de los políticos.

Poroshenko, Timoshenko, Boiko y Gritsenko en algún momento trabajaron en el gabinete o la administración de Viktor Yanukovich, el presidente depuesto mediante un golpe de estado, tras meses de protestas (Euromaidán), en febrero de 2014.

Ahora todos ellos, en apariencia, son contrarios a lo que defendía Yanukovich: una relación cuidadosa con Europa y, a la vez, la continuación de nexos beneficiosos con Rusia.

Pese a que nadie duda del paso de Zelensky a una segunda ronda, pocos les dan alguna posibilidad de convertirse en Presidente, pues la respuesta en las encuestas puede ser muy diferente a lo que se marca en la boleta al ir a las urnas.

Por Antonio Rondón García/Prensa Latina.